Durante el año 2021 hemos continuado el acompañamiento en proyectos de derechos humanos, feminismo, soberanía alimentaria y acción social, siendo organización testiga de las desigualdades que, en el marco de la pandemia, se han dejado ver de forma tan evidente, tanto en el sur como en el norte globales. En ese sentido, se han adecuado las diversas iniciativas en base a las prioridades de las organizaciones y movimientos sociales aliados.

El actual contexto de militarización de la seguridad pública ha sido aprovechado -una vez más por diferentes gobiernos y poderes fácticos para atenazar a comunidades y proyectos transformadores, para violentar procesos populares, para impedir la voluntad de las mayorías que están luchando por un cambio progresivo en su negada realidad.

La pandemia no ha impedido que continúen las denominadas “crisis migratorias”, ni que tampoco se agudicen las consecuencias de un cambio climático, fruto de un sistema depredador e hiperconsumista que, sí o sí, ya por necesaria subsistencia, requiere un cambio radical.

Puedes consultar nuestra Memoria 2021 aquí: