Palestina reclama ser un Estado soberano

El mundo se retrata ante la demanda palestina

Palestina MuroEl pasado 22 de septiembre, y por iniciativa de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la Asamblea General de las Naciones Unidas fue apelada a reconocer el Estado palestino como miembro de pleno derecho, lo cual supone la superación de su actual estatuto como observador permanente que data de 1988. En el momento de redactar esta nota (3 de febrero) todavía no se ha resuelto la demanda, pero previsiblemente se encontrará con el escollo insalvable del veto de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad.

Conviene matizar que el reconocimiento de los Estados no es en todo caso competencia de la ONU, sino un asunto bilateral de los demás Estados y gobiernos. Palestina ya es reconocida como Estado por 120 países. Ahora bien, su incorporación plena en Naciones Unidas resulta ser un paso decisivo para romper el actual statu quo que le perjudica, trasladando el conflicto de un esquema basado en la bilateralidad (israelo-palestina) a otro de carácter multilateral donde estaría mucho más obligada la intervención de la comunidad internacional.

Ciertamente, Israel no acepta la propuesta palestina porque su proyecto expansivo de colonización se apoya en lo que se presenta como una lucha o contencioso por la tierra entre un Estado que establece hechos consumados y un pueblo que carece de instrumentos suficientes para defender su territorialidad, aun cuando la legalidad internacional le ampare. La política sionista tendría muchos más problemas si su ocupación y colonización se diera como incursión en el interior de un Estado con base territorial reconocida y legal en la ONU. En realidad, si los dirigentes palestinos presentan ahora esta iniciativa es por la imposibilidad de desarrollar negociaciones serias con el gobierno israelí. Esto es así porque la práctica histórica de Israel consiste en avanzar de facto en su proyecto de inversión demográfica, expulsando palestinos y construyendo nuevas colonias, mientras hacer ver que quiere negociar pero nunca lo hace.

La propuesta palestina es tanto más pertinente por cuanto se produce en un escenario en el que Cisjordania ha dejado de ser un territorio palestino con enclaves judíos, para convertirse en una geografía israelizada con enclaves palestinos. Esto quiere decir que los dirigentes palestinos no pueden seguir esperando a que la buena voluntad israelí acepte sentarse a negociar, cuando en el terreno la judeización avanza imparable y hace cada vez más difícil un Estado palestino que contenga los dos atributos clásicos: el control efectivo del territorio y la soberanía.

La cuestión de los atributos fundamentales es muy importante, pues aun cuando la declaración del estado palestino en 1988 fue un acto de autodeterminación y, por consiguiente unilateral, que no tiene porque recibir el consenso internacional de acuerdo con la resolución 3236 de las Naciones Unidas, lo cierto es que no ha podido ejercer como tal. Y es que la ocupación y colonización es más fuerte que el reconocimiento de 120 países (entre ellos, cinco grandes como India, China, Sudáfrica, Rusia, Brasil).

¿Qué pasará si la iniciativa palestina es vetada en el consejo de seguridad? En este caso Palestina tiene otra opción: presentarla a votación ante la Asamblea General. Su aprobación supondría pasar del estatuto de observador permanente al de Estado observador permanente. En la práctica Palestina pasaría a ser un estado no miembro de Naciones Unidas pero ampliamente reconocido y en un estatuto previo a la adhesión. Ahora bien, para que esto ocurra no es tan sólo importante la cantidad de los votos, sino también su calidad. De ahí la importancia de lo que voten países de la Unión Europea.

Si la iniciativa lograra su objetivo sería un triunfo de la razón, de la ética y de la comunidad internacional. Si no sale adelante tiene sentido las palabras de Mohamed Totah, miembro del Consejo Nacional Legislativo palestino y parlamentario de Hamas: “¿Por qué no intentarlo? Lo bueno es que se va a mostrar al mundo lo que representa Israel y cómo los palestinos están luchando por sus derechos. «

Boletin 15. Mundubat.

No Replies to "Palestina reclama ser un Estado soberano"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.