La realidad del "desarrollo" de Buenaventura

 

A pesar de ser considerada «La Puerta Grande del país» y uno de sus principales motores de desarrollo, el Puerto de Buenaventura, ubicado en  el Pacífico colombiano es una de las zonas donde más se vulneran los Derechos Humanos de la población local, causando una gran crisis humanitaria.

Buenaventura es la capital del desplazamiento interurbano y el escenario donde los grupos paramilitares luchan por el control del territorio. La brutalidad de la violencia que se ejerce día a día en la zona se traduce en amenazas, el reclutamiento forzoso y las denominadas «casas de pique».

Para poner fin a esta situación y a su vez denunciar la impunidad que se vive en la zona, el año pasado la Comisión Intereclesial de la ONG colombiana Justicia y Paz creó el Espacio Humanitario de Puerto Nayero, con el objetivo de ser un mecanismo de autoprotección que conseguiría el desalojo de los actores armados y exigir a las fuerzas públicas una presencia perimetral para evitar acciones de los grupos paramilitares.

Pese a la creación del Espacio Humanitario, las amenazas de los grupos paramilitares continúan y el Estado ha hecho caso omiso de esta grave realidad. En este punto, Mundubat con el apoyo del OIDHACO, ha puesto en marcha un proceso de incidencia política y sensibilización ante la comunidad internacional para dar a conocer esta grave situación  y garantizar así la protección de la sociedad civil de Buenaventura.

Recientemente, varios medios internacionales se han hecho eco de esta grave situación, como es el caso del medio alemán Deutse Well, en el que la periodista Mirra Banchón publicaba un artículo sobre el Espacio Humanitario. Para poder leer el artículo completo, pincha en el siguiente link: http://www.dw.de/espacios-humanitarios-en-colombia-una-fragilísima-paz/a-18488284

Aquí podrás obtener más información sobre la gira de sensibilización a nivel internacional  y local: http://www.mundubat.org/es/noticias/gira-internacional-buenaventura-cuenta-desventura-9243.html

 

 

No Replies to "La realidad del "desarrollo" de Buenaventura"