La Organización Nacional Indígena de Colombia en el marco de la III jornada en defensa de los territorios.

Denuncia que la construcción de centrales hidroeléctricas para la producción de energía está afectando negativamente a numerosas poblaciones indígenas no solo en Colombia sino en todo el mundo, como lo manifestó la Comisión Mundial de Presas en el año 2000 “Los pueblos indígenas y tribales han sufrido de manera desproporcionada los impactos negativos de las grandes represas, además de que a menudo se los ha excluido del reparto de beneficios”.

En el mismo sentido denunciamos que nuestras comunidades se han visto obligadas a abandonar sus territorios, su forma de vida y su manera de sustento ante la inundación de los predios que han ocupado durante años, el modo de vida de los pueblos indígenas que se sustenta precisamente en la relación armónica con la naturaleza, ha ido desapareciendo, esta ruptura de los lazos sociales y culturales entre las poblaciones indígenas y el territorio están llevando rápidamente a su exterminio físico y cultural, nos preguntamos ¿quién pagará estos impactos sociales, culturales y ambientes?.

Los impactos directos para el modo de vida de los pueblos indígenas son nefastos, la cosmovisión integral del territorio como un todo  (suelo, agua, cielo y subsuelo) en donde se desarrollan las actividades productivas, la economía, la organización política, la cultura, desaparece. El pasado, el presente y el futuro de los pueblos indígenas se relegan bajo intereses económicos.

Los grandes monopolios aseguran que estos megaproyectos traen consigo desarrollo y progreso, sin embargo la realidad demuestra que la construcción y posterior llenado de las represas en el país no han contribuido a superar los altos índices de pobreza, y no han avanzado en garantizar el solvento de las necesidades básicas insatisfechas.

En sentido de lo anterior demandamos que los proyectos de presas hidroeléctricas en territorios indígenas se paralicen hasta que obtengan el consentimiento libre, previo e informado. Que ningún proyecto nuevo de presas hidroeléctricas se desarrolle en lugares donde afecte a territorios de pueblos indígenas, a menos y hasta que los derechos territoriales colectivos de éstos hayan sido reconocidos y éstos hayan sido completa e independientemente consultados, y cuenten con su libre consentimiento.

Nos solidarizamos con la población afectada y rechazamos de manera enfática los proyectos el Quimbo que pretende represar las aguas del Río Magdalena en su cuenca alta, Hidrosogamoso, que pretende represar las aguas del río Chicamocha, en una de las regiones del departamento más ricas diversas y culturalmente, e Hidroituango que sería construido entre las desembocaduras de los ríos San Andrés e Ituango.

Instamos al gobierno nacional a dar cumplimiento a la Sentencia SU-039 de 1997 en donde la Corte Constitucional señala “la explotación de los recursos naturales en los territorios indígenas debe hacerse compatible con la protección que el Estado debe dispensar a la integridad social, cultural y económica de las comunidades indígenas, integridad que configura un derecho fundamental para la comunidad por estar ligada a su subsistencia como grupo humano y como cultura. Para asegurar dicha subsistencia se ha previsto, cuando se trate de realizar la explotación de recursos naturales en territorios indígenas, la participación de la comunidad en las decisiones que se adopten para autorizar dicha explotación”.

Y continúa anotando: “De este modo, el derecho fundamental de la comunidad a preservar la integridad se garantiza y efectiviza a través del ejercicio de otro derecho que también tiene el carácter de fundamental, como es el derecho de participación de la comunidad en la adopción de las referidas decisiones. La participación de las comunidades indígenas en las decisiones que pueden afectarlas en relación con la explotación de los recursos naturales ofrece como particularidad el hecho de que la referida participación, a través del mecanismo de la consulta, adquiere la connotación de derecho fundamental, pues se erige en un instrumento que es básico para preservar la integridad étnica, social, económica y cultural de las comunidades de indígenas y para asegurar, por ende, su subsistencia como grupo social”.

Quedando claras estas líneas, exigimos al Gobierno Nacional dar cumplimiento a estos parámetros en la realización de las consultas previas con los grupos étnicos del país y garantizar los aportes allí consignados para la protección y garantía de los derechos de las comunidades.

Por último manifestamos que La ONIC –Autoridad Nacional de Gobierno Indígena- comparte el llamado mundial para marchar este 14 de marzo en el DIA DE ACCIÓN INTERNACIONAL CONTRA REPRESAS Y POR LOS RIOS, EL AGUA Y LA VIDA.

 

Sistema de Investigación,Información y Comunicaciones

Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC

Calle 12b No. 4 – 38

Tels (57+1)284 21 68 – 281 18 45

Prensa: 3218065312

www.onic.org.co

comunicaciones@onic.org.co

 

Fuente:

http://cms.onic.org.co/2013/03/la-organizacion-nacional-indigena-de-colombia-en-el-marco-de-la-iii-jornada-en-defensa-de-los-territorios/

No Replies to "La Organización Nacional Indígena de Colombia en el marco de la III jornada en defensa de los territorios."

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.