La juventud saharaui a la comunidad internacional: «Tenemos poder, voz y fuerza, y juntas llegaremos a nuestros objetivos»

 

«Imagínate que tú y yo somos vecinas y que a mí me gusta tu casa.

Y que, como yo soy más grande y fuerte que tú, decido quedarme con tu casa.

Y, además, le presto una de tus habitaciones a otra vecina, para que pueda utilizarla en vacaciones.

Y a otro vecino le dejo la cocina, para que pueda utilizarla a su antojo.

Dime… ¿No sentirías impotencia?»

Este es el ejercicio de empatía que propone María Blal, una joven que vive en Dajla, una de las wilayas (provincias) de los campamentos saharauis en Tinduf (Argelia). María es una de las alumnas que ha participado en las formaciones de derechos humanos que hemos promovido en los campamentos junto a la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA). En total, han participado 600 jóvenes de cuatro centros educativos; en dos de los centros, se han especializado en Pedagogía de los Derechos Humanos y, en los otros dos, en Comunicación y Derechos Humanos.

Además, durante el mes de julio, María nos ha acompañado en una gira de casi dos semanas, en la que hemos recorrido varias ciudades europeas para denunciar la vulneración de derechos humanos que sufre la juventud saharaui. En esta gira, hemos viajado a Ginebra, Vitoria-Gasteiz, Donostia-San Sebastián, Bilbao y Madrid.

María Blal (izquierda) junto a sus compañeras Hachra y Sukaina en el Centro Pedagógico 9 de Junio. Foto: Nuria González.

Esta gira ha sido el broche de oro a dos años de arduo trabajo. «Las formaciones las hemos realizado para que los y las jóvenes conozcan sus derechos humanos y puedan reclamarlos», explica Abdeslam Omar, presidente de AFAPREDESA. Por eso, el grupo saharaui que ha hecho la gira está formado por personas de larga trayectoria como el propio Abdeslam, pero también por jóvenes activistas y periodistas, formadoras de derechos humanos y alumnado. En este viaje han participado también Fernando Lorenzo, coordinador del trabajo de Mundubat en la República Árabe Saharaui Democrática, y la investigadora Kavita Kapur, que ha presentado en cada ciudad el informe «El espejismo de los derechos humanos: La juventud saharaui y la ocupación del Sáhara Occidental».


Ginebra: Un llamado a la comunidad internacional

La delegación saharaui posa ante la sede de las Naciones Unidas en Ginebra. Foto: Elena Rusca.

El grupo saharaui comenzó su gira en Ginebra, donde presentó por primera vez el informe realizado por la investigadora de derechos humanos Kavita Kapur junto a la Fundación Mundubat. Esta investigación se llevó a cabo entre junio y diciembre del 2018: «El informe cuenta con información de primera mano extraída de 174 entrevistas a jóvenes saharauis: 65 personas que viven en el Sáhara Occidental Ocupado; 66 que habitan en los campamentos de Argelia; 13 personas del Sáhara Occidental controlado por el Frente POLISARIO; y 30 personas que viven en la diáspora en el Estado español», comenta Kapur. Esta investigación, además de recoger situaciones de vulneración de derechos de jóvenes saharauis, presenta las responsabilidades que tienen distintos actores ante esta situación, y hace recomendaciones para que el proceso deje de estar estancado. Algunas de estas responsabilidades incluyen que Marruecos se reconozca como fuerza ocupante y abandone el territorio ocupado, o que el Estado español ponga en marcha los mecanismos jurídicos y políticos necesarios para llevar a cabo el proceso de descolonización del Sáhara Occidental.

En palabras de Fernando Lorenzo, las entrevistas realizadas para el informe reúnen «historias que quieren ser silenciadas.» Por eso, la Fundación Mundubat ha creado también la plataforma Saharaconderechos.org. Este espacio online reúne en un lenguaje accesible a un público general historias de jóvenes saharauis de diferentes contextos y denuncia la falta de derechos humanos que han sufrido en cada vivencia.

«El Reino de Marruecos impone sus leyes en los Territorios Ocupados desoyendo los Convenios de Ginebra», añade Abdeslam Omar. El presidente de AFAPREDESA hace referencia, además, a la resolución 1514 de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 14 de diciembre de 1960 sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales y que, en particular, establece el principio de autodeterminación de los pueblos.

Por lo tanto, la visita a la ciudad suiza no sirvió solo para presentar los resultados del informe. Fue también una oportunidad para hacer un recordatorio a la comunidad internacional sobre su silencio cómplice ante la situación del Sáhara Occidental e instarla a hacer cumplir el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. Entre las actividades llevadas a cabo en Ginebra, el activista Hassanna Mohamed Mahmoud Aalia intervino en el 41º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos:


Vitoria-Gasteiz: Comienza una exposición itinerante con largo recorrido

Antonio Montoro, Coordinador General de Mundubat, presenta la exposición de fotos en Vitoria-Gasteiz.

Desde Ginebra, el grupo de activistas viajó a Gasteiz para dar a conocer el informe y reunirse con instituciones públicas de Araba y su capital. La presentación pública del informe tuvo lugar en la misma sala en la que actualmente se expone la exposición fotográfica «En pie entre el polvo y la arena: Jóvenes por los derechos del pueblo saharaui», que recoge el proceso de formaciones de derechos humanos que hemos estado llevando a cabo durante dos años junto a AFAPREDESA.

La fotoperiodista Nuria González viajó dos veces a los campamentos saharauis para documentar la evolución de las formaciones. «La exposición consta de 48 imágenes divididas en cuatro partes», explica González, «La primera parte cuenta con retratos de jóvenes saharauis, que son el hilo conductor de la exposición; las otras tres partes corresponden a cada centro en el que se han impartido las formaciones.»

La exposición cuenta, además, con piezas audiovisuales realizadas durante las formaciones que complementan el trabajo fotográfico. El público podrá disfrutar de un rap compuesto por jóvenes saharauis en los campamentos, así como ver vídeos de denuncia del expolio de los recursos naurales del Sáhara Occidental y un reportaje sobre un programa de radio realizado por los y las jóvenes para promover los derechos humanos. Se trata de una oportunidad única para poner cara a los y las jóvenes que se han formado en derechos humanos y conocer todo lo que han aprendido durante estos dos años.

La exposición estará en la capital alavesa hasta el 28 de julio y después pasará por Donostia y Bilbao.


Donostia-San Sebastián: Una resolución judicial en medio de la gira

Nazha El Khalidi habla en Donostia-San Sebastián sobre el bloqueo mediático que sufren en el Sáhara Occidental.

El 8 de julio nos reunimos con las instituciones públicas municipales y provinciales en Donostia y organizamos una conferencia junto a la Asociación Amigos y Amigas de la RASD de Donostia. Ese mismo día la conferenciante y periodista Nazha El Khalidi estaba a la espera de una sentencia por parte de la Justicia marroquí.  El Khalidi se encontraba en medio de un proceso judicial por haber grabado una protesta en la ciudad ocupada de El Aaiún el 4 de diciembre de 2018. Ese mismo día supo que tendría que pagar 4.000 dirhams (unos 400 euros) por aquellas grabaciones. Aunque celebró no tener pena de cárcel (podría haber pasado en prisión hasta dos años), El Khalidi denunció ante el público donostiarra los constantes esfuerzos de Marruecos por criminalizar las actividades de los y las periodistas saharauis: «Marruecos utiliza una mano de hierro silenciando cualquier expresión de independencia», criticó El Khalidi. «En el Sáhara Occidental Ocupado existe un bloqueo mediático y militar que pretende reprimir el reclamo del derecho de autodeterminación, a pesar de que sea un reclamo pacífico.»

Lamentablemente, como bien dice la periodista, no se trata de un caso aislado. De hecho, la población saharaui que vive en el Sáhara Occidental ocupado sufre constantes intimidaciones, vigilancias y ataques: «Yo nací y estudié en la escuela en El Aaiún ocupado, y ya desde entonces la escuela estaba cercada por coches de policía, aún siendo niña estaba en constante vigilancia.»

La juventud saharaui se niega a vivir con normalidad este tipo de situaciones e insiste en la necesidad de utilizar los medios de comunicación como altavoz para denunciar la vulneraciones de derechos que sufren cada día: «Un grupo de jóvenes creamos Equipe Media y este año cumplimos diez años», dice Nazha orgullosa. Y es que cumplir diez años ejerciendo periodismo en el Sáhara Occidental no ha sido fácil: «Hemos desarrollado nuestro trabajo en condiciones muy difíciles, todos los integrantes hemos pasado por detenciones o torturas; yo misma fui detenida y torturada durante siete horas cuando tenía 13 años», denuncia Nazha. «Todos estamos en una lista negra y no podemos obtener trabajo».

Afortunadamente, a pesar de los intentos de Marruecos por bloquear cualquier impacto mediático, «hemos conseguido llegar a organismos de defensa de los derechos humanos», celebra la periodista.


Bilbao: Así empezaron los procesos formativos

Menha Bouad es una de las educadoras del proceso formativo de derechos humanos en los campamentos. Foto: Nuria González.

La activista Menha Bouad ha estado dos años trabajando como formadora en el proyecto educativo impulsado Mundubat y AFAPREDESA. Por primera vez, pudo conocer la sede de la organización en Bilbao y poner cara a las personas que, desde Euskal Herria, trabajan para impulsar los proyectos que luego se traducen en actividades como las formaciones en las que ella ha sido docente. Haciendo un balance sobre el proceso, Menha menciona que «me he formado a mí misma formando a otros jóvenes».

Más allá de promover los derechos humanos, estos procesos formativos han dado la oportunidad a jóvenes como Menha a poner en práctica todo lo que han aprendido hasta ahora: «Algunos jóvenes hemos podido realizar nuestros estudios fuera, pero después volvemos a los campamentos y ¿qué hacemos? Aquí no hay trabajo.» Estas formaciones han creado empleo y dan perspectivas y esperanzas de futuro tanto al profesorado como al alumnado. «Yo nací en la wilaya de Smara, en los campamentos», cuenta Menha. «Esos fueron los mejores años que he vivido. Nací pensando que todo el mundo vivía así. Cuando salí por primera vez de los campamentos con la iniciativa ‘Vacaciones en paz‘, no entendí nada. ¿Por qué tenía que vivir yo así?». La formadora recuerda que pasar todo un verano fuera de los campamentos a los diez años fue un antes y un después para ella: «Hay personas que han nacido y muerto en los campamentos, es intolerable.»

«Las mujeres saharauis, incluyendo a las jóvenes, tenemos poder, voz y fuerza. Sé que juntas llegaremos a nuestros objetivos», añade Menha esperanzada. Abdeslam Omar coincide: «Sin las mujeres saharauis sería imposible esta lucha. En las manifestaciones de los Territorios Ocupados están siempre en primera línea, y tiene mucho mérito, porque solo en 2018 se hicieron 776 manifestaciones (es decir, 2,5 protestas por día).»

Mundubat ha hecho una apuesta por ir más allá de cubrir las necesidades diarias de la población saharaui refugiada en los campamentos de Argelia. A través de estas formaciones en derechos humanos, la juventud saharaui ha desarrollado capacidades y herramientas para reivindicar sus derechos y luchar por ellos. Como bien dice Hassanna Aalia, «necesitamos que las organizaciones e instituciones se involucren políticamente con la causa saharaui, que no se dediquen solo a sacarse una foto con los niños y niñas que vienen para iniciativas como ‘Vacaciones en paz'».


Madrid: La presentación de demandas concretas en el Congreso

Diputados y diputadas escuchan con atención los reclamos de la juventud saharaui. Foto: Europapress.

A nuestra llegada a Madrid, organizamos una conferencia pública junto a la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sahara) y la Liga de Estudiantes y Jóvenes Saharauis en el Estado Español (LEJSEE) para presentar los resultados del informe. El día siguiente, diputados y diputadas del PP, Ciudadanos, Unidas Podemos, Esquerra Republicana (ERC) y una asesora de EH Bildu nos recibieron en el Congreso para conocer las demandas de la juventud saharaui.

Visitar el Congreso de los Diputados fue una gran oportunidad para aterrizar los reclamos presentados en Ginebra, ya que el Gobierno español es uno de los actores responsables destacados en el informe. Fernando Lorenzo destacó ante los diputados y diputadas que «el Gobierno español debe facilitar el proceso para que se cumpla el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, se trata de un derecho que le corresponde desde que España entró en la lista de territorios no autónomos en 1963.» Pero, ¿ por qué consideramos que el Estado español debe tomar cartas sobre el asunto? «España, como potencia administradora del territorio, debe cumplir con sus responsabilidades y facilitar y garantizar el proceso de descolonización», añade Lorenzo. «El hecho de que esta situación esté inconclusa hace que sigamos hablando de que el Sáhara Occidental es la última colonia de África».

 


ENLACES DE INTERÉS

Reportaje sobre la gira en Cadena SER Vitoria. Pinchad aquí.

Galería de imágenes de la gira:

Gira con juventud saharaui Julio 2019 / 2019ko uztaileko gazte sahararren bira

No Replies to "La juventud saharaui a la comunidad internacional: "Tenemos poder, voz y fuerza, y juntas llegaremos a nuestros objetivos""

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.