La honda del Grupo Sur converge con la ciudadanía

Denuncian asesinatos

En los últimos meses, la ciudadanía hondureña se ha lanzado a la calle a denunciar los asesinatos de los defensores de los derechos humanos. También buscan los espacios internacionales para dar a conocer las constantes violaciones a los DDHH que se comenten y la falta de investigación y justicia.

La siguiente reunión del Grupo Sur es en Barcelona, el próximo noviembre, y la última tocó en el corazón de Bruselas, sede del Parlamento Europeo y de las oficinas de las 15 mil personas que pertenecen a los lobbies de las multinacionales. En ese tablero internacional estuvo también, el 28 y 29 de abril pasado, el Grupo Sur moviendo los hilos a favor de la justicia y la solidaridad.

La agenda contempló la actualización del trabajo respecto a los Acuerdos de Asociación de la Unión Europea y América Latina y el Caribe (AdA´s), el repaso de las actividades de incidencia del Eje de violencia contra las mujeres y la planificación de actividades de 2016. Mundubat, integrante del Grupo Sur, participó en la reunión a través de su presidente, Eneko Gerrikabeitia.

En estos momentos, el reto del cabildeo del Grupo Sur con los grupos políticos europarlamentarios se centra en el seguimiento a las preguntas que se hacen por medio de ellos en el Parlamento Europeo y que deben ser contestadas por la Comisión Europea, es decir el Gobierno de la Unión Europea (UE). “Nos ha parecido relevante hacer incidencia sobre el Capítulo 7, del Plan de Actuación de la Unión Europea-CELAC 2015-2017, porque el objetivo es dar prioridad a las cuestiones de género en las relaciones bi regionales entre América Latina y la Unión Europea. De tal forma que se garanticen los derechos de las mujeres, en particular la violencia contra las mujeres y la niñas,” dijo Gerrikabeitia.

Entre la UE y la CELAC llegaron a una serie de acuerdos, recogidos en el Plan de Actuación, que cubren todo lo que respecta a género. Entonces se exige a la UE que demande a los países de América Latina, que pregunte o adopte medidas que promuevan la defensa de los derechos de las mujeres y, en consecuencia, se pare el feminicidio.

Cumplir lo firmado

El Grupo Sur trabaja por la defensa de los derechos indivisibles de las personas, como la vida misma, los cuales son atropellados constantemente. ¿Qué hace entonces? Según Gerrikabeitia, ante el asesinato de Berta Cáceres y amparándonos en el Acuerdo de Asociación de la UE y Centro América que permite implementar medidas apropiadas si una de las partes incumple obligaciones en caso de “infracciones importantes”, como ha sido el caso respecto a los DDHH en Honduras, el Grupo Sur solicitó que se cumpla lo acordado.

Es decir, la Comisión Europea tiene elementos para adoptar medidas contra Honduras. Llegando a suspender el Acuerdo Comercial con Honduras. Este se puede romper si un Estado viola sistemáticamente los derechos humanos, como es el caso de Honduras.

Será cuestión de semanas conocer la decisión de la Comisión Europea. ¿Ganará el lobbies del Grupo Sur o el de las empresas multinacionales con intereses en Honduras y que defienden a un Estado sin importar que viole los DDHH? “Su poder hay que denunciarlo, porque son intereses privados que obran a espalda de la opinión pública, del público, incorporando intereses particulares, privados, en la instituciones públicas europeas, dándoles toda la cancha para que actúen con total impunidad y de espalda a la ciudadanía europea”, afirmó Gerrikabeitia. “Se ha visto ahora en el caso del TTIP, donde empresas privadas han elaborado parte del documento sin conocerlo la ciudadanía europea, y Green Peace ha filtrado unos documentos donde se demuestra la injerencia de Estados Unidos en la política europea.”

Enredados

Reunión estratégica

La dirección del Grupo Sur está pendiente de cada movimiento en las instituciones europeas para defender los intereses de la ciudadanía y de los pueblos del Sur.

Una prueba más de que los intereses de las instituciones públicas europeas están alejados de la ciudadanía europea. Por eso es importante estar organizados, articularnos en redes como la del Grupo Sur y así hacer presión ante los poderes económicos y políticos.

Ante esto, la denuncia ciudadana y la participación de la sociedad civil cobra una importancia estratégica fundamental para detener las violaciones a los derechos humanos, ambientales, sociales, que comenten las multinacionales en el Sur gracias a la complicidad con el poder económico, político local y nacional.

La ciudadanía europea nos tenemos que dar cuenta que la UE ha firmado acuerdos con países que sistemáticamente están violando los DDHH sobre su población, y que incluyen una cláusula que se puede denunciar si se dan situaciones de sistemática violación de los DDHH. Entonces tenemos esta posibilidad a nuestro alcance, aunque la realidad nos dice que la propia UE es cómplice de las violaciones. “Por no hablar de las violaciones que la propia UE comete en Europa. Por ejemplo, el ocultamiento de información de los acuerdos de TTIP,” señaló Gerrikabeitia.

Se repite la famosa lucha de David contra Goliat…

Sí. Es la respuesta del presidente de Mundubat, pero nos dice que hay una gran paradoja: al igual que con la causa saharaui, palestina, la mayor parte de la ciudadanía europea está a favor de estas causas justas, como también creemos que está con los acuerdos justos con terceros países con que la UE firma acuerdos, entonces efectivamente a pesar de que la ciudadanía europea está a favor de la justicia, las instituciones europeas ocultan información, los grandes grupos de comunicación ocultan información, los lobbies de las grandes empresas trabajan a favor de los intereses particulares y, en ese sentido, es una carrera llena de obstáculos la de democratizar el funcionamiento de las instituciones de la UE y los acuerdos comerciales que firman con terceros países.

Y ante el duro panorama, Gerrikabeitia sonríe y recuerda el momento crucial del enfrentamiento entre David y Goliat, “tenemos que saber acertar bien con la honda para dar en el blanco que demanda la ciudadanía europea”.

Es la lucha por la abolición del régimen corporativo por el de la Soberanía de los Pueblos y la reivindicación de los Bienes Comunes, por lo colectivo, por lo procomún, por las finanzas éticas, por la Soberanía Alimentaria, “todas estas luchas, en la que cualquier persona ganaría porque se vería beneficiada por una mejora de su calidad de vida tanto individual como en colectivo, están amenazadas por el actual funcionamiento de la UE,” explicó Gerrikabeitia.

Al escucharlo no puedo dejar de preguntarme por qué las inversiones de las multinacionales en los países del Sur sólo causan pobreza y agravan las desigualdades en la población, ¿cuál es la razón?, pregunto.

Porque están jugando en un marco normativo donde se les brinda todo tipo de facilidades para que actúen con impunidad, y no es que la gente esté en contra de las inversiones, sino del tipo de inversiones que se están dando en estos países que sirven solamente para alimentar el modelo en que unas pocas personas o compañías concentran cada día más la riqueza que también roban en estos países, concluyó.

 

A continuación el enlace a la página web del Grupo Sur:

http://www.gruposur.org/

 

El gran tablero económico

El poder económico juega a favor de sus intereses particulares sin importar si arrasan pueblos enteros o violan los derechos humanos. La Unión Europea puede terminar acuerdos al comprobar que los países con que hace negocios son sistemáticamente violadores de DDHH. (Ilustración: apocalipticus.over-blog.es)

No Replies to "La honda del Grupo Sur converge con la ciudadanía"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.