Una guatemalteca trabajando a ritmo cubano

El equipo cubano

Eva, Otto, Vilma y Lorena son el equipo de Mundubat en Cuba.

La mezcla cultural funcionó a las mil maravillas. Un ingrediente que hacía más complejo el resultado es que Ana Morales, del Equipo Financiero de Mundubat, lleva 15 años viviendo fuera de Guatemala. Actualmente reside en Bilbao y trabaja en la sede de la ong vasca.

Recientemente, Ana Morales tuvo un encuentro formativo con el equipo local de Cuba. Su viaje revestía una importancia estratégica grande, porque se tenían que fijar los apoyos con las contrapartes locales que ejecutan el Convenio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) sobre Soberanía Alimentaria, el cual durará cuatro años. Inició en 2015 y se lleva en consorcio con Veterinarios sin Fronteras.

El Proyecto de Soberanía Alimentaria fortalecerá la cadena de producción agroecológica local en Cuba. La inversión asciende a 2 millones y medio de euros. En este contexto, la responsabilidad de Ana era orientar en cómo llevar la gestión de fondos de cara al cumplimiento de la normativa del financiador. Ella nos explicó que esto es importante, ya que “asumimos la responsabilidad de la optimización de los recursos”, pues hay unos objetivos que se deben lograr, y la financiación es uno de los recursos indispensables para ello.

Agenda caribeña

A nadie se le olvidaron, por tanto, las diferentes reuniones que sostuvieron durante la semana que duró la estadía en la Isla de la guatemalteca. Asistieron todas las contrapartes vinculadas a la ejecución técnica como financiera del Convenido de la AECID.

La experiencia de compartir conocimientos marchó sobre ruedas. Primero hubo que aclarar los procedimientos y después, de acuerdo a Ana, “conocer de primera mano el contexto, ver en dónde están los diferentes obstáculos para aplicar la normativa y ofrecer alternativas al equipo.”

El equipo de Mundubat en Cuba es en su mayoría cubano (Otto, Vilma y Lorena) y solo hay una expatriada, Eva Fernández, quien lleva dos años con la ong vasca pero once de trabajar en la Isla. Son nuestro brazo derecho en el terreno y acompañan el trabajo de las contrapartes. Hacen de enlace.

El Proyecto que se ejecuta contempla sobre todo dos de los Ejes de trabajo de Mundubat: Género y Soberanía Alimentaria, pero también va de forma transversal Derechos Humanos. La gestión que se lleva a cabo en estos momentos refleja de alguna manera la presencia por más de dos décadas de la ong en Cuba.

Otro ritmo

¿Es necesario nuestro trabajo en la Isla? Según Ana, sí. “La cooperación sigue siendo importante aunque exige el acoplamiento al ritmo cubano”, expresó. “Mundubat es un referente en cooperación y opta por trabajar con movimientos sociales, donde es importante hacer ver que las dinámicas de trabajo son diferentes a las de las ONGD”.

Además, si estamos en Cuba, el bloqueo impuesto por Estados Unidos les obliga importar la mayoría de los recursos, desde un portátil o una herramienta agrícola, como un tractor, lo cual, requiere una serie de permisos y estos a su vez llevan “su tiempo”. De ahí que sea vital tener un buen equipo local.

Ese famoso ritmo cubano, y como bien dice Ana: “tienes que estar ahí para entenderlo. El transporte público funciona de forma diferente. Tú te planificas y en eso se estropea el autobús o llueve, si tienes vehículo y se te estropea, pero las piezas no se consiguen fácilmente… y se cambiaron todos tus planes. Paciencia, te dices a ti misma.”

Pero, a pesar de tener ritmos diferentes, los proyectos se han ido ejecutando, gracias al trabajo y el esfuerzo del equipo local y nuestras contrapartes.

De nuevo en la sede de Mundubat en Bilbao, Ana se sumerge en su escritorio, abarrotado de carpetas y documentos financieros que la conectan con los proyectos de Cuba, El Salvador, Guatemala, Bolivia, Honduras y también con los proyectos para Educación para el Desarrollo de Género y Soberanía Alimentaria en el Norte. En fin, el espíritu de su último mojito cubano le ayuda a mantener la sonrisa ante la avalancha de trabajo.

Ana Morales en la sede de Bilbao

La comunicación con el equipo en Cuba es fundamental para Ana Morales, del área de Finanzas en la ong Mundubat, y con la visita de campo se comprende mejor los problemas que puede afrontar el personal local.

No Replies to "Una guatemalteca trabajando a ritmo cubano"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.