Siempre con la RASD

La Delegación de Euskadi

Sarai Martin, de Mundubat, viajó a Tinduf, Argelia, en la representación vasca que se unió al 40º Aniversario de la RASD.

La lucha de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) por la Autodeterminación y ser una nación libre es también la lucha de Mundubat. Nos unimos a la celebración del 40º Aniversario de su proclamación con el compromiso de seguir acompañando la construcción de su sueño de libertad.

El 27 de febrero de 2016 es la fecha señalada para iniciar la fiesta en los campamentos de refugiados saharauis, en Tinduf, Argelia. Hacia ahí partió del aeropuerto de Barcelona, un día antes, la Delegación de Euskadi, en la cual se encontraba Sarai Martin, del Consejo de Dirección de Mundubat.

Mundubat: ¿Qué significa para usted el viaje?

Martin: “Ya han pasado 40 años de la República Árabe Saharaui Democrática, y su pueblo sigue dividido, ocupado y sufriendo constantemente las violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas marroquís. Por otra parte, hay una gran cadena humana a nivel internacional de solidaridad con este pueblo que admira y apoya su resistencia y lucha.

“Es un pueblo especial. Y, por ello, para mí, es un orgullo poder estar el 27 de febrero de 2016, 40 años después, celebrando la resistencia de un pueblo que sigue sufriendo y luchando cada día por defender su libertad y autodeterminación en los territorios ocupados saharauis, en los campamentos de refugiados y desde la diáspora.”

 

¿Por qué es importante estar con el pueblo saharaui?

“Para que sientan in situ que hay otros pueblos a nivel internacional que estamos con el pueblo saharaui, con la causa y con las personas. Para establecer lazos de solidaridad y para que a la vuelta en nuestros lugares compartamos lo vivido y sentido con nuestra gente de alrededor. Cuarenta años de lucha y sufrimiento amerita que se levante la voz no sólo en el Sahara, sino en todos los rincones del mundo.”

Solidaridad médica

Maite Hermana, coordinadora del Equipo Médico Voluntario de la RASD en Mundubat, tienen una relación con el pueblo saharaui desde 1988 y ante la situación actual aceptó su “hartazgo, pero manteniendo la esperanza a pesar de comprobar la injusticia global. Todos hacen caso al más fuerte y mantienen a una población en condiciones tremendas, injustamente”.

La ruta de la salud

Por diferentes rutas, Mundubat envía materiales médicos al Hospital de Auserd en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, Argelia.

Y una forma de fortalecer la esperanza es ayudando a que exista una mínima atención médica a la población saharaui refugiada. El último grupo de doctores que ha viajado a los campamentos en Tinduf partió el pasado 19 de febrero y regresa el próximo 5 de marzo. Son el pediatra Xabier Onaindia y la médica de familia Itxaso Olazo.

La misión de trabajo de Xabier e Itxaso contempla varios frentes: consultas médicas, formar al personal local saharaui y contactar a la nueva dirección del Hospital de Auserd y los nuevos médicos. Se establecerán de esta forma las relaciones institucionales y humanas tan importantes a la hora de brindar la atención en salud.

Por carretera

Además del personal médico, cada cierto tiempo, Maite organiza el envío de materiales al Hospital de Auserd. El último salió de Vitoria el pasado 9 de febrero hacia los campamentos de refugiados y llegó a mediados de mes. Los paquetes se repartieron entre el Hospital de Auserd y la Farmacia Central. Mundubat compró el material médico gracias a un proyecto que se gestionó con la Diputación de Bizkaia.

Las expresiones de alegrías fueron evidentes al abrir las cajas y ver las sábanas de papel para las camas, los glucómetros, las tiras reactivas, el concentrador de oxígeno que permite olvidarse de las conocidas bombonas,…

El brazo político

Hoy los que provocan la felicidad en el pueblo saharaui refugiado son las diferentes delegaciones internacionales que arriban para celebrar el 40º Aniversario de la RASD. La de Euskadi la forman unas 50 personas. Van representantes de diferentes instituciones vascas: concejal@s de los Ayuntamientos de Donostia, Bilbao, Tolosa, Ibarra, Andoain, Durango, Iurreta, Mungia, Erandio, Berriz; las alcaldesas de Andoain y Berango; Diputaciones de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa; parlamentarios/as, el director de la Agencia Vasca de Cooperación y el o la representante de la Secretaría General de Acción Exterior.

Vulnerable

El pueblo saharaui está cansado de vivir en campamentos de refugiados o en tierra ocupada por Marruecos. Quiere vivir en libertad y tener la oportunidad de ser nación.

Eneko Gerrikabeitia, presidente de Mundubat, expresó que “seguimos luchando por el Sáhara. Es una lucha que no se quiere visibilizar mucho. Siempre está escondida en los medios de comunicación. Como Mundubat queremos reivindicar su lucha, sus instituciones e impulsar proyectos, en la medida de lo posible, para mejorar las condiciones de refugio mientras trabajamos por la solución política”.

En estos momentos, la solución política pasa por exigir al Gobierno Español que actualmente detenta la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para que tome una resolución vinculante que exija el cumplimiento de las resoluciones de la ONU y se celebre el Referéndum de Autodeterminación, y así acabar con el último conflicto de colonización en África.

Recordamos al Gobierno del Estado y a todas las fuerzas políticas que España, integrante del Consejo de Seguridad en el periodo 2015/2016, como potencia administradora del territorio, debe asumir su responsabilidad -histórica, jurídica, legal y política-, y a través de un Pacto de Estado por la Descolonización impulsar de forma honesta y en todos los foros internacionales el ejercicio del derecho a la libre determinación del Pueblo Saharaui.

La sociedad demanda a los distintos Gobiernos de la Democracia que ya ha llegado el momento de enmendar todo el daño causado por esta terrible injusticia, después de 40 años del abandono y olvido. Y que, independientemente del Partido que gobierne, se pueda llegar a una política de Estado que defienda la legalidad internacional y así se contribuya a la paz y estabilidad en el Magreb, que solo será posible con el reconocimiento de los legítimos derechos del Pueblo Saharaui.

Así mismo, les pedimos que se denuncie la permanente violación por parte de Marruecos de los Derechos Humanos de la población civil saharaui en las zonas ocupadas del Sahara Occidental, donde ciudadanos y ciudadanas saharauis reclaman la liberación de los presos políticos y el fin de la represión y del saqueo de sus riquezas naturales.

No Replies to "Siempre con la RASD"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.