Ser mujer es un peligro en Colombia

La búsqueda

La familia de la menor se movilizó inmediatamente ante la desaparición de Sharon Mariana, cuando iba a su colegio.

Sharon Dariana Mármol, de 14 años, fue secuestrada mientras iba a su escuela el 7 de marzo pasado, al Sur de Bolívar, Colombia. Es hija de un dirigente agrominero. Apareció asesinada cuatro días después. Otra menor, de 17 años, fue drogada, violada y abandonada en el Corregimiento Mina Caribe, en el Casco Urbano Santa Rosa, el 19 de febrero de 2016.

Arantza Larizgoitia, cooperante que vivió once años en Colombia y responsable del Eje de Género en Mundubat, nos ayuda a entender las raíces de la violencia que asesina y agrede a diario a las mujeres. Ella nos recuerda que no se puede olvidar que las colombianas son diversas y cada una tiene unas circunstancias que pueden posicionarlas en una situación de mayor discriminación y vulnerabilidad.

Mundubat: Al Sur de Bolívar, en Colombia, ¿es un peligro ser la hija de un dirigente agrominero?

Arantza Larizgoitia: “Al Sur de Bolívar o cualquier otra región, es un peligro ser una mujer, y joven además. Corres el riesgo de sufrir alguna forma de violencia sexual e incluso feminicidio por el mero hecho de ser mujer”.

¿Por qué atacan a las mujeres y en especial a las que son familiares de un o una dirigente de la Federación Agrominera o de DDHH u organización Femenina Popular?

Larizgoitia: “Nos atacan a las mujeres diversas (y en formas y grados distintos) porque vivimos en una sociedad patriarcal, capitalista, racista, heteronormativa… es un fenómeno estructural. Este define unas relaciones de poder donde las mujeres somos discriminadas. Se nos ubica en una situación de subordinación y sufrimos altos niveles de violencias. Si a esto le añadimos que eres la hija de una persona que lucha contra el capital (como el padre de esta niña que es un sindicalista minero), tu cuerpo pasa además a ser utilizado como botín de guerra para atacar y humillar al enemigo.”

En un país con un conflicto armado de más de 50 años, ¿qué precio han tenido que pagar las mujeres por vivir ahí?

Larizgoitia: “Un precio altísimo. La sociedad civil, en general, está pagando un alto precio ya que no sólo ha quedado atrapada entre dos bandos, sino que muchísimas veces ha sido atacada de forma directa y deliberada para generar terror, eliminar a supuestas personas afines al “enemigo”, generar desplazamiento para abrirle paso en los territorios a los intereses económicos y estratégicos de las empresas y el capital que se respalda en estos grupos.

“Y dentro de la sociedad civil, las mujeres han sufrido desproporcionalmente las consecuencias más nefastas del conflicto. Más aún las mujeres indígenas, afrocolombianas, campesinas, etc.”

Las colombianas sufren varios tipos de violencia, ¿cuáles son las tres peores?

Larizgoitia: “Imposible hacer una clasificación. Además no se puede olvidar que las colombianas son diversas y cada una tenemos unas circunstancias que además pueden posicionarlas en una situación de mayor discriminación y vulnerabilidad… Como decía anteriormente, no es lo mismo, si eres indígena, afrocolombiana, campesina, niña o joven, que no respondes al patrón heteronormativo, con diversidad funcional, en situación de desplazamiento, etc. etc. etc.”

La petición de la comunidad

Cansada de tantos actos brutales, la ciudadanía colombiana exige a las autoridades que detengan a los autores del asesinato de la menor.

¿Cómo salen adelante las mujeres en medio de una cultura que las violenta a cada minuto?

Larizgoitia: “Infelizmente a la mayoría les toca salir adelante solas y porque no hay de otra. Sin embargo, no podemos olvidar la capacidad de cambio y organización de muchísimas de ellas. Sea a nivel de la vereda, en organizaciones de mujeres, feministas, o de otra índole, muchas mujeres luchan para que sus derechos sean reconocidos y para que sus casos no queden en la impunidad. Y para acompañar a otras mujeres y evitar que pasen por lo mismo.”

¿El Estado, la Policía, el Ejército también ejerce violencia contra las mujeres?

Larizgoitia: “La fuerza pública es uno de los mayores victimarios en los casos de violencia contra las mujeres. En el caso concreto, por ejemplo, de la violencia sexual en el marco del conflicto armado en contra mujeres indígenas, los principales responsables son la fuerza pública. Con la gravedad del asunto porque no olvidemos que están para defendernos y salvaguardar nuestras vidas!”


 

A continuación el comunicado de la desaparición de Sharon Dariana Mármol:

 

VER/DESCARGAR EL DOCUMENTO

 

No Replies to "Ser mujer es un peligro en Colombia"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.