Resistir y seguir la lucha, la consigna del campesinado en Honduras

Rafael Alegría y Leticia UrretabizkaiaHonduras sega los derechos humanos del campesinado. Ante la violencia ejercida por el capital extranjero, los terratenientes con sus ejércitos privados y la autoridad estatal, los hombres y mujeres del mundo rural responden con la movilización social y la denuncia de las violaciones que cada día, cada noche, sufren. Su grave situación se presentó el miércoles 19 de julio de 2017, durante la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina, a través de un estudio: Campesinas y campesinos en Honduras “Por el derecho a defender la tierra y el territorio”.

El Estudio, coordinado por el Eje de Derechos Humanos de la Fundación Mundubat, lo dio a conocer Rafael Alegría, líder del movimiento campesino hondureño y víctima de varios atentados contra su vida a manos de la oligarquía de su país. “El Estado nos llama usurpadores, incendiarios. Y nos acusa de esos delitos para mandarnos a la cárcel”, señaló. “Vivimos una criminalización de los campesinos y los pueblos indígenas que luchan por la tierra”.

Rafael mencionó uno de los tantos ejemplos de despojo que vive su pueblo: los valles del Aguán. “Son las mejores tierras del mundo y fueron quitadas a los indígenas y campesinos para después dárselas al capital extranjero. Ahora cultivan ahí palma”, contó. ¿La reacción de los despojados? Organizarse y reclamar las tierras. Respuesta que les trajo una represión salvaje y la cárcel. La cifra de asesinados suman más de 100 campesinos y campesinas.

Honduras recursos naturales

La riqueza natural de Honduras está en la mira del inversor internacional. Foto: Misión de observación de DDHH en Honduras.

La guerrera Berta

En esa lista, la indígena lenca Berta Cáceres, asesinada el 3 de marzo de 2016. Ella estaba al frente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y defendían con éxito el río Gualcarque, donde con inversión extranjera se iba a construir una represa que afectaría el territorio de su pueblo. Por su trabajo recibió el premio Goldman, el galardón internacional más importante en medio ambiente.

Y precisamente, en el capítulo III del Estudio, se detalla el caso de Berta Cáceres, el de Zacate Grande, la historia de Margarita Murillo, otra gran defensora de la vida y la justicia agraria; así como la situación de Punta Piedra, una comunidad garífuna que lucha contra el despojo de su tierra, y la pobreza y persecución del campesinado lenca sin tierra.

La deuda de Euskal Herria

La realidad hondureña golpea a toda persona con un mínimo de humanidad y sensibilidad. Pero en esa noche que se presentó el Estudio, también escuchamos que otra realidad más cercana, la de Euskal Herria, tiene cuentas pendientes con los derechos del campesinado. Sucedió en el turno de palabra de Leticia Urretabizkaia, responsable de la investigación que se resume en el siguiente título: Campesinas y campesinos en la C.A. de Euskadi “Por el Derecho a la Renta y a la Vida Digna”.

Es otro estudio realizado para la Fundación Mundubat, coordinado por el Eje de Derechos Humanos. De lo abstracto a lo concreto. Es el ejercicio que hizo Leticia. Es decir, aterrizar el gran concepto de los Derechos del Campesinado en un Derecho concreto: el de la Renta, y para más inri en la realidad del País Vasco. Pero la reflexión todavía fue más allá: integró la perspectiva de género.

Baserritaras Euskal Herria“El Derecho a la Renta  es un derecho nuevo, y es el único que el campesinado debe reivindicar”, aseguró la investigadora, quien tuvo el cuidado de manejar una visión amplia del trabajo agrario. El resultado es más que satisfactorio porque visibilizó, por ejemplo, que el sector no controla los precios de sus productos. Esto impacta de forma negativa en el coste de la producción y amenaza directamente la sobrevivencia de las familias campesina. Aquí caemos en otro Derecho fundamental: A la Vida Digna.

Las consecuencias son desastrosas para el campesinado: los precios de los productos se encuentran cada vez más alejados de la realidad agrícola, crece el monopolio de las grandes empresas, aumenta la fiscalización, los requisitos,… “Las más afectadas son las mujeres, porque generalmente son las que hacen la venta directa”, comentó Leticia e invitó a saber “ver” en la imagen bucólica de los baserris la discriminación que entrañan, que ocultan.

El público que asistió a la presentación de los dos estudios tuvo suficiente material para pensar con la almohada, y si replica lo que sucede en Honduras o en las mismas familias baserritarras, seguro que ayudará a fortalecer los Derechos del Campesinado. Una lucha que vale la pena hacer y ser parte de ella.


Enlaces

Estudio Por el Derecho a Defender la Tierra y el Territorio

Hondurasko nekazariak Lurra eta lurraldea defendatzeko eskubidearen alde

Estudio Por el Derecho a la Renta y a la Vida Digna

Nota: El mundo rural está muy vivo

Entrevista a Leticia Urretabizkaia: Comenzó la siembra de los Derechos del Campesinado

La Vía Campesina

Honduras DDHH

En Honduras, los movimientos sociales defienden a costa de la vida de los defensores de los Derechos Humanos su derecho a vivir en una sociedad democrática. En estos momentos, una Misión de Observación de DDHH, en la cual participa Mundubat, se encuentra en el país centroamericano. Crédito de la imagen: personal de la Misión de DDHH.

 

No Replies to "Resistir y seguir la lucha, la consigna del campesinado en Honduras"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.