Palestina resiste con las llaves en las manos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un momento de la ponencia de Mónica Alonso [Coord. del eje de Derechos Humanos de Mundubat]. Foto Mundubat CC-By-Sa

“Venceréis pero no convenceréis”. La frase está escrita en la pared principal del salón de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación, en Donostia, y era el marco perfecto para las Jornadas “Palestina, resistencias de un pueblo frente a la ocupación” que se llevaron a cabo ahí del 1 al 3 de diciembre de 2015.

El público universitario estuvo puntual. A las 14:30, y más de alguna universitaria con los recipientes plásticos de su comida recién calentada sobre sus piernas, se fue organizando un semicírculo alrededor de Mónica Alonso, la responsable del Eje de Derechos Humanos de la ong Mundubat, quien daría por inaugurada las Jornadas con la ponencia “Contexto Histórico de Palestina”. En los días posteriores sería el turno de Ester Muñoz, coordinadora de la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (RESCOP), con el tema El papel de la solidaridad hacia el pueblo palestino y finalmente, Lidon Soriano, responsable de las Brigadas del Comité Internacionalista en Palestina, que explicaría La situación de las mujeres en la ocupación.

Tres ponencias que calentaban motores ante los eventos programados a partir del 10 de diciembre que inician con el Seminario Internacional BDS Donostia, en el Palacio Miramar, el cual reunirá a una importante representación palestina y a los responsables en varios continentes de las acciones de BDS, la Campaña Internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra Israel.

¿Es un tema religioso el conflicto en Palestina? La pregunta fue el punto de partida de la presentación de Mónica Alonso. Entre el público, nadie se atrevió a contestar. Todo el mundo intuía que la respuesta se les escapaba, aunque también existía la esperanza de saberla después de escuchar a una mujer que ha vivido en Palestina y que por su trabajo en la cooperación internacional daría buenas pistas de lo que sucede en Palestina y las razones del apartheid de Israel.
Mientras digerían la comida, el público fue tomando nota de los hechos históricos que han dibujando el devenir del pueblo palestino o mejor dicho, su desgracia y la encrucijada histórica en la que se encuentran en la actualidad. La lista comenzó con el Primer Congreso Sionista en Basilea, Suiza, en 1897, donde se tomó la decisión de que los judíos debían volver a la tierra de Israel para construir un Estado Nación, y entonces apareció también el dato de la intervención de las potencias extranjeras con el Acuerdo Sykes-Picot, en mayo de 1916, que sigue la línea de edificar el hogar de los judíos en Palestina.

Todo esto en medio de la Primera Guerra Mundial (1914-1919). Un escenario bélico que los ingleses aprovecharon para negociar en secreto con los franceses y generar conflictos internos en el Imperio Otomano, ya que temían su alianza con Alemania. ¿Qué prometieron? La Independencia. Al salir vencedores, se da el reparto de la tierra bajo la figura del Mandato Británico y francés que no es sino una forma elegante de nombrar el Colonialismo. Surge asimismo la forma del mapa de Palestina, cuya tierra con el paso del tiempo ha sido despojada y ocupada por Israel.
Desde los años 20, los ingleses favorecieron el regreso de los judíos aunque jugando a dos bandas, porque también restringen la migración judía para contentar a los aliados árabes. Ya para los años 40 tenemos los primeros grupos sionistas armados. Sus enfrentamientos con los grupos armados palestinos serán dilucidados en las Naciones Unidas en 1947, donde se acuerda un Plan de Partición del Mandato Británico que contemplaba un Estado Palestino, un Estado de Israel y Jerusalén como “corpus separatum” que estaría bajo un régimen internacional, supervisado por la Naciones Unidas.

Sin embargo, los árabes rechazan la partición y los judíos radicales tampoco aceptan el Plan. Paralelamente, los grupos armados judíos iniciaron acciones militares que tuvieron como objetivo la limpieza étnica y ejecutaron en el terreno la estrategia de “Tierra quemada”, provocando unos 300 mil refugiados palestinos. Esto puso la “alfombra roja”, aunque manchada con la sangre y destrucción del pueblo palestino, para que el 15 de mayo de 1948 se creara el Estado de Israel.
Fecha que significa para el pueblo palestino el Nakba: el Desastre, la catástrofe. Y fue también el inicio de la guerra Árabe-Israelí. Este último ocupó el 78% de la tierra de Palestina, convirtiendo en refugiados a otras 750 mil mujeres y hombres y 400 pueblos palestinos fueron totalmente destruidos. “Regresaremos pronto”, “En pocos días estaremos de vuelta”,…pensaron muchos palestinos y palestinas…Ahora, en 2015, ellos y ellas miran las llaves de sus casas depositadas en sus manos, esperando la vuelta,…

“Yo he visto esas llaves. Las mujeres y hombres palestinos refugiados las guardan sin perder la esperanza de un día volver a su tierra, a sus casas. Esas llaves son uno de los símbolos palestinos de la resistencia hasta ahora”, cuenta emocionada Mónica Alonso, quien tuvo la habilidad de no provocar una indigestión ante la avalancha de datos históricos y porque realmente costaba aceptar el juego político y económico de las potencias que han permitido a Israel consolidarse en la tierra del pueblo palestino.


Imagen de cabecera: Un momento de la ponencia de Mónica Alonso [Coordinadora del eje de Derechos Humanos de Mundubat]. Foto: Mundubat CC-By-Sa

Jornadas «PALESTINA. Resistencias de un pueblo frente a la ocupaciójn»: Más información

 

No Replies to "Palestina resiste con las llaves en las manos"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.