Ongi etorri, Martín Etxea!

Escribe: Sandra Beatriz Moreno Sorto

Las banderas de Ongi Etorri Errefuxiatuak ondean alto en Santa Juliana, Gallarta, Bizkaia. El 17 de octubre de 2019, la brisa del viento jugaba alegre con las banderas amarillas que indicaban la ruta hacia la Casa de la Cultura, donde era la fiesta por la presentación del nuevo hogar de acogida de personas  inmigrantes y refugiadas.

Martín Etxea tiene ocho meses de funcionar. Empezó justo después de morir Martín Markiegi, el 9 de febrero de 2019. Él fue un cura sin sotana ni parroquia a su cargo que por 50 años vivió en Santa Juliana como uno más, apoyando al inicio a las familias que trabajaban en la mina y que vivían en chabolas sin ningún tipo de servicios básicos. La mayoría era de otras regiones del Estado español que había llegado buscando trabajo en la industria vasca.

Martín ayudó a crear sinergias entre todos y así veían de conseguir el agua potable en las casas, reparar los techos y las calles del barrio. También instaló un taller de carpintería para enseñar el oficio a la gente joven. Esa línea de trabajo solidaria se vuelve a reactivar ahora con el proyecto de la casa de acogida, ubicada en el que fuera el hogar de Martín, gracias a la unión de un equipo de voluntarios y voluntarias, amigos y amigas históricas de Martín, y de las organizaciones Ongi Etorri Errefuxiatuak, Mugarik Gabe, Artea Sarea y Mundubat.

A la intemperie

Martín Etxea acoge, actualmente, a tres familias marroquís. Entre hombres, mujeres, niños y niñas suman 13 personas. La primera familia que contactó con Ongi Etorri Errefuxiatuak lo hizo el mismo día que moría Martín. Txus Elorza recordó aquel momento: era una pareja con tres niños. Estaban en la calle sin nada. Se activó entonces la respuesta ciudadana. La familia fue acogida por alguien de Ongi Etorri, mientras iniciaba la búsqueda de un sitio para que vivieran y hubo comunicación con la familia Markiegi y Mundubat. Un mes después llegaron a la casa de Martín… “reviviendo el fuego de la solidaridad que por décadas ha existido a través del trabajo de Martín”.

Martín es hermano de Iñaki Markiegi, vicepresidente de Mundubat, que se ha propuesto cumplir el deseo de Martín de convertir su casa en un lugar para recibir inmigrantes y refugiados, “consolidaremos la casa de acogida, donde convergen muchas religiones, diferentes culturas y distintas ideologías. De esta forma contribuimos a construir una sociedad solidaria y fortalecemos la solidaridad con otros pueblos”, señaló Iñaki.

Fatma, integrante de una de las familias en Martín Etxea, aseguró que quiere su país, “pero lástima que no podemos vivir ahí. No teníamos dinero ni para los libros de la escuela de los niños. Ahora los niños están contentos en la escuela de Gallarta. Las mujeres en Marruecos tampoco tenemos derecho a nada. Cuando estás casada te respetan, sino te miran mal. Por eso quiero estar aquí, porque pienso que mis hijas tendrán un futuro diferente”.

Sus últimas palabras fueron interrumpidas a coro por las niñas y niños de Martín Etxea. “¡Muchas gracias!”, gritaron al unísono. Y, por supuesto, el público emocionado rompió en aplausos.

Enlaces

Vídeo sobre la vida en Martín Etxea:

 

Vídeo de EITB:

Noticia en Naiz (castellano). Pinchad aquí.

Noticia en Naiz (euskera). Pinchad aquí.

No Replies to "Ongi etorri, Martín Etxea!"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.