Mujeres (a) saltan el miedo

Jugando se aprende

El patriarcado y el neoliberalismo nos afectan negativamente a todas las mujeres, por ello es importante formarnos en Economía Feminista.

La acción se dio en el Centro Cívico Iparralde, en Vitoria-Gasteiz. La tarde del pasado sábado, 10 de septiembre, regaló unas excelentes condiciones para el plan que ejecutaron las integrantes de la Escuela de Economía Feminista (EEF) que opera en la ciudad y las de Bizkaia. Estas últimas fueron invitadas a unirse a la operación de empoderamiento de las mujeres.

Kalsoom, Kausar, Azra, Zarina, Afaf, Hajar, Dora, Aidee, Léa, Lyudmila, Lucía, Susana, Txefi, Cony, Sarai, Sandra…Mujeres pakistaníes, marroquís, latinoamericanas y vascas se fundían en abrazos de bienvenida, minutos antes de empezar el cónclave. Al centro de su círculo, una tela cuadrada que hacía de alfombra para un jarrón con flores lilas, semillas y seis velas que representaban el ritual que harían para inaugurar el II Encuentro de la EEF de Vitoria.

El ritual conectó con la cultura ancestral precolombina de las mesoamericanas, en Centro América. Ellas, las integrantes de la Red de Mujeres Mesoamericanas en Resistencia por una Vida Digna, crearon entre 2008 y 2012 las EEF y el modelo se replica a partir de 2013 en Euskal Herria, de la mano de la Fundación Mundubat, a través del equipo del Eje de Género.

Mujeres diversas

Sarai Martin, de Mundubat, dio las gracias a todas “por estar aquí” e hizo una mención especial del trabajo de año y medio que han realizado las mujeres pakistaníes, “un tiempo compartiendo y aprendiendo, y el cual sigue adelante. Haremos nuevas cosas y como Mundubat, estaremos aquí acompañando”.

El proceso de crecimiento de la EEF de Vitoria ha sido coordinado por Kalsoom Safi y Lucía Loayza. Sarai recordó emocionada el aporte de las dos talleristas y confesó la tristeza del grupo por la partida de Lucía que incursiona en otros ámbitos de trabajo que la obligan a dejar la dirección de la EEF, aunque se lleva un gran tesoro:

Estatuas vivientes

El teatro es una herramienta poderosa para entender el problemas de los autocuidados o como el sistema nos impide el acceso a una vida digna.

“Aprendí muchísimo de las mujeres pakistaníes. Encontré hermanas en Vitoria”, confesó Lucía, la cual cede el testigo a Susana Díaz, cuya sonrisa y profesionalidad deja huella donde sea que vaya. Esto unido a la fuerza y creatividad de Kalsoom harán que el grupo siga explorando la felicidad de ser mujeres y más cuando aprenden a defender sus derechos.

En equipo

El desafío de seguir unidas fue bendecido por el nahuat de ese día. Según la tradición mesoamericana, la energía y las acciones que marcaban ese sábado era el compartir, el ser comunidad. Es decir, debíamos convocar el trabajo en grupo. A medida que escuchaban a Concepción (Cony) Carranza, de la EEF de Bizkaia, quien explicaba el significado del nahuat, una sonrisa se dibujaba en el rostro de las mujeres. Habían acertado en la elección del día para el II Encuentro.

Encender las velas significó sellar el pacto de unidad. Josefina (Txefi) Roco Sanfilippo, también de las EEF de Bizkaia y de Gipuzkoa, nos guió en la reflexión de que cada mujer es diferente y que nos gusta ser diferentes, hablar nuestra lengua, escuchar nuestra música, cocinar nuestra comida y leer escritoras impensables para otras mujeres, “y, por tanto, las Escuelas de Economía Feminista son diferentes”, de acuerdo el sitio y las mujeres que las conforman.

Sin embargo, en las EEF, las diferencias en vez de alejarnos nos están uniendo, porque encontramos los puntos de encuentro, representados en los cuatro elementos que permiten la vida:

Vela azul: agua, mar,… “está dentro de nosotras”.
Vela anaranjada: el aire,… “lo respiramos para seguir vivas”
Vela roja: fuego, calor, sangre, pasión,… “nos impulsa a hacer cosas, a crear, a creer, a luchar”
Verde: la naturaleza… “nos provee de los recursos que necesitamos para vivir”

Encender la vela

Sarai Martin y Lucía Loayza observan el ritual que nos recuerda que somos las guardianas de la vida y los elementos que la forman.

Como guardianas en la tierra de los cuatro elementos, hemos agregado dos velas más:

Vela blanca: simboliza el equilibrio entre los cuatro elementos.
Vela morada: las mujeres.

Una a una, las velas fueron encendidas. “¿Qué vemos aquí, compañeras?”, exclamó en voz alta Txefi.

-Trabajo de mujeres-, contestó Aidee.

-El proceso de escuchar mi interior, de poner la vida en el centro-, agregó Afaf.

En consecuencia, manos a la obra gracias al collar de los deseos. Una a una, lo retuvo en sus manos unos segundos al pensar su deseo. Después compartía con las compañeras su petición: “que el grupo sea más grande, porque entonces somos más fuertes”, “seguir deseando”, “que se repita la experiencia de estar en un encuentro de las Escuelas de Economía Feminista”, “que siempre exista en el grupo pensamiento abierto”, “no más culpa porque duele, enferma”, “que seamos libres”, “mucha alegría para todas”, “aprender sin miedo, porque con el miedo se acaban los sueños”…

Al final de cada petición, la frase: “Así es, y así será”.

La líder de las diferentes EEF en Euskal Herria, Sarai, cerró la cadena de deseos haciéndonos ver la importancia del II Encuentro que celebrábamos en Vitoria-Gasteiz y de cualquier sesión de trabajo en las distintas Escuelas: “Nos quieren separar, por eso nos debemos juntar”.

Todas: “Así es, y así será”.

 

Cantar deseando

Las compañeras pakistaníes nos cantaron una canción que aprendieron cuando niñas en su tierra como cierre del II Encuentro de la Escuela de Economía Feminista. La letra habla de deseos, de soñar,..


 

Imágenes de la Segunda parte del II Encuentro de las EEF en Vitoria-Gasteiz:

 

Segunda parte del II Encuentro de las Escuelas de Economía Feminista

 

Enlaces

II Encuentro de las EEF Bizkaia y Gipuzkoa:

 

El Akelarre de las Escuelas de Economía Feminista

Vídeo del Akelarre

Vídeo del II Encuentro de las Escuelas de Economía Feminista de EH

 

Pasos en el camino

La sistematización de la Escuela de Economía Feminista en Euskal Herria

No Replies to "Mujeres (a) saltan el miedo"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.