Lucha por los derechos de colectivo LGTBIQ+: diferentes contextos, mismo objetivo

Conferencia LGBTIQ+ Donostia

Marcela Sánchez y Cristina Rueda compartieron los desafíos que significa ser defensoras de Derechos Humanos del Colectivo LGTBIQ+.

Escribe y fotos: Hegoi Belategi Pumar

Las activistas Marcela Sánchez e Indyra Mendoza analizaron en Donostia, el pasado 1 de marzo, la situación de las defensoras en Colombia y Honduras respectivamente.

A pesar de sufrirlo en contextos diferentes, el colectivo LGTBIQ+ continúa siendo objetivo de una discriminación sistemática. Ante esa realidad, las personas defensoras de derechos son un objetivo frecuente de ataques y amenazas. Dichos ataques derivan  casi siempre del desconocimiento y la intolerancia. Cristina Rueda, técnica de la Asociación Aldarte en Gipuzkoa, propone respuestas positivas para estas conductas. Actualmente es coordinadora de la iniciativa Kooperaldarte y están inmersas en la defensa de los derechos de las personas LGTBIQ+, aunque también representan a otros colectivos. Hay que defender y promover la igualdad de derechos de todos los colectivos, ya que sin igualdad, es imposible la creación de una ciudadanía crítica y global.

Rueda recordó que, pese a no vivir la misma situación de violencia directa de Colombia u Honduras, Gipuzkoa y Bizkaia ostentan una de las tasas más altas de delitos de odio del Estado Español. Se reafirma pues que la LGTBIfobia es un fenómeno global. Por tanto es necesario desmontar algunos mitos en torno al buen estado de los Derechos Humanos en Euskal Herria.

En aras de conocer las duras realidades que se viven en otros países, pero también para huir de tópicos, Mundubat ha invitado a dos activistas en primera línea de defensa; Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, e Indyra Mendoza, coordinadora general de la organización lésbica feminista CATTRACHAS.

Conferencia LGTBIQ+ Donostia

La mesa redonda sobre defensoras de derechos humanos del Colectivo LGBTIQ+ se llevó a cabo en la Sala de Actividades San Jerónimo (Cripta), Biblioteca Central, Donostia.

Colombia Diversa

Las posturas que se encuentran en América respecto a los derechos LGTB son paradójicas, según Marcela Sánchez. Por una parte, hay países como Uruguay donde los derechos del colectivo LGTBIQ+ están garantizados, y donde además hay una menor tasa de crímenes de odio. Esta última correlación es importante, ya que, el hecho de que exista un marco legal no asegura que no se den ataques. Por otra parte, se encuentran casos como el de algunos países del Caribe anglófono, donde ser homosexual continúa siendo `ilegal´ y motivo de castigo. Este es un patrón que se repite por todo el continente, dependiendo del país, el marco legal de protección a las personas está más o menos desarrollado. Pero, en muchas ocasiones, el estilo de vida y concepciones culturales del lugar imposibilitan que las leyes sean efectivas.

En palabras de Sánchez, Colombia es un caso paradigmático; pese a haber obtenido ciertas garantías legales (logros que consiguieron mediante las Cortes, institución perteneciente al poder judicial, puesto que en el Parlamento no tuvo recorrido), es complicado normalizar la situación, sin influir antes en el ámbito cultural. Simplemente es más complicado sin la participación de la sociedad. Siendo conscientes de ello, Colombia Diversa ha dividido su trabajo en tres pilares. Hacen un gran trabajo de documentación informativa para combatir el desconocimiento, y la desinformación proveniente de ciertos sectores. Proporcionan protección y consejo jurídico a todas las personas que lo necesiten. Por último intentan hacer un seguimiento de todos los ataques contra personas LGTB. Básicamente proponen establecer un observatorio permanente, “en muchas ocasiones tenemos que hacer el trabajo que policía e instituciones se niegan a hacer,” muestra de la desconfianza reinante en muchos sectores en torno a los derechos LGTBIQ+.

LGTBIfobia

En los últimos años, el seguimiento de la violencia y ataques contra el colectivo se han vuelto fundamentales, siendo la mejor manera de mostrar la LGTBIfobia imperante en la sociedad. Sin embargo en el contexto colombiano resulta difícil hacer esa labor, puesto que en Colombia la violencia es sistemática y ocupa diversos espacios. “En Colombia a uno lo pueden matar por diferentes razones, el simple robo de un móvil puede ser suficiente para que lo maten a uno”. Por tanto, cuando una persona LGTBIQ+ es asesinada, no es fácil definir cuando ha sido un delito de odio.

Colombia Diversa, basándose en sus estudios y metodología, calcula que en torno a un 30% de los ataques han sido por el mero hecho de ser personas LGTBIQ+ o defender sus derechos. Frente a esa realidad, no les queda otra que ir en contra de la dejadez de instituciones y parte de la sociedad. Por si todo ello fuera poco, hay nuevos actores sociales que se han mostrado radicalmente en contra de avanzar en materia de derechos LGTBIQ+, entre otros, los cada vez más influyentes grupos evangelistas. Después de establecerse en instituciones y sociedad civil, y apoyados en un renovado discurso populista, están fomentando la LGTBIfobia, tanto en Colombia como en toda América. “Se presentan como defensores de los débiles, defensores de derechos. Pero en realidad sus ideas conllevan una reducción en los derechos de todas las personas”.

Conferencia LGTBIQ+ Donostia

Tres intentos de asesinato ha sufrido la hondureña Indyra Mendoza.

Defensoras en peligro

En Honduras, un país con una muy alta tasa de violencia, han conseguido reducir el número total de muertes. Es más el Gobierno ha hecho de esta reducción su logro estrella. Sin embargo, los ataques mortales contra personas LGTBIQ+ no han hecho más que incrementar.

Indyra Mendoza, coordinador general de CATTRACHAS, denuncia que desde 2017 son 15 las defensoras de derechos LGTBIQ+ asesinadas. De paso recuerda que se acaban de cumplir dos años de la muerte de Berta Cáceres, asesinada por defender los derechos medioambientales en Honduras. Denunciar ese asesinato es fundamental, porque a pesar de representar a colectivos diferentes, están en una misma lucha.

En Honduras, al igual que en otros países centroamericanos como El Salvador o Guatemala, la LGTBIfobia y la violación de derechos, son moneda común. Según Mendoza, las instituciones, mandatarios y especialmente los medios de comunicación tienen la responsabilidad de esta situación.

Tras analizar los principales medios del país, la coordinadora general de CATTRACHAS tiene claro que los medios fomentan la LGTBIfobia y ocultan episodios de violencia contra el colectivo, “difunden odio y mediante el silencio protegen a los agresores”.

Rechazo social

Mendoza conoce bien lo que es vivir bajo amenaza debido a la defensa de derechos humanos. Hasta en tres ocasiones han intentado asesinarla y también ha perdido a gente cercana. Además tiene que seguir aguantando las amenazas de su agresor, que pese a estar en prisión, tiene acceso a Facebook, síntoma de la impunidad reinante en Honduras. Dice la activista que la mayor parte de los ataques son contra lesbianas, ataques que en muchas ocasiones se convierten en masacres “por seguridad, intentamos ir en grupo y esta gente nos dispara sin más en mitad de la calle!”. Al margen de los ataques, la discriminación contra mujeres lesbianas es generalizada, especialmente en el ámbito laboral, donde el acoso sexual es común.

También recuerda Mendoza, la realidad de las personas trans. Sufren de marginación por parte de la sociedad, se las ataca con especial brutalidad y las tasas de impunidad son increíblemente altas. La impunidad misma es una fuente de violencia, las activistas afirman que ante la falta de consecuencias a dichos ataques, cualquiera puede atacar a una persona trans. Es más, hay quién aplaude esas acciones.

Al igual que Colombia Diversa, desde CATTRACHAS también subrayan la necesidad de crear un observatorio. Pero siendo conscientes de la particular situación de Honduras, la prioridad es garantizar los derechos de las personas LGTBIQ+. Su lucha está llena de obstáculos “andamos adelante y atrás, conseguimos un pequeño logro y poco tiempo después volvemos a retroceder”.

De todos modos, a falta de otra vía alternativa, las personas defensoras tienen la firme intención de seguir en la lucha en Honduras, Colombia y Euskal Herria. Ofrecen una resistencia estructural, a una situación de violencia estructural.


Enlaces

Colombia Diversa

CATTRACHAS

Vídeos

Una mirada crítica a la cooperación al desarrollo desde la diversidad sexual y de género

Una mirada crítica a la cooperación al desarrollo desde la diversidad sexual y de género from Mundubat on Vimeo.

Inclusión versus enfoque diferenciado en la dinámica de la cooperación internacional

Inclusión versus enfoque diferenciado en la dinámica de la cooperación internacional from Mundubat on Vimeo.

Recién llegamos: desafíos para una cooperación al desarrollo de, por, para personas LGBTI

Recién llegamos: desafíos para una cooperación al desarrollo de, por, para personas LGBTI from Mundubat on Vimeo.

Bailando con el deseo: hacia una cooperación transformadora no normativa

Bailando con el deseo: hacia una cooperación transformadora no normativa from Mundubat on Vimeo.

Continuum de resistencias: Reflexionando acerca de las herramientas que desarrollamos para hacer frente a los delitos de odio

Continuum de resistencias: Reflexionando acerca de las herramientas que desarrollamos para hacer frente a los delitos de odio from Mundubat on Vimeo.

 

No Replies to "Lucha por los derechos de colectivo LGTBIQ+: diferentes contextos, mismo objetivo"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.