Los escudos humanos de los DDHH estuvieron por Lutxana

Concretamente en Serralta Kulturgunea, Lutxana, Barakaldo, Euskadi. La presencia se concretizó de dos maneras: con la exposición “Vivir defendiendo Derechos. 20 relatos gráficos por la defensa de los Derechos Humanos” (11-18 febrero-2019) y con la proyección del documental “La paz insurrecta” que también incluyó charla-coloquio con el exiliado colombiano Mario Humberto Calixto, del Colectivo Bachué, el pasado 15 de febrero.

Proyección del documental «La paz insurrecta» de Unai Aranzadi.

Las dos actividades estaban englobadas en el titular “Iniciativas populares de paz”, organizadas por la Fundación Mundubat y pbi (Brigadas Internacionales de Paz). En todo momento, el público vasco fue observado por la mirada penetrante de las y los diferentes defensores de derechos humanos que conforman las imágenes de la exposición. A derecha e izquierda, los retratos hacían de pared mientras al centro estaban las sillas para las personas que asistimos, esa noche de viernes, a ver el documental sobre Colombia, proyectado por primera vez en 2017.

Ya pasaron dos años. Y han acontecido muchas cosas en Colombia. Lo que se mantiene es la cifra estremecedora de que el 87% de víctimas del conflicto armado son del Gobierno y del paramilitarismo. Tampoco cambió el acoso contra los y las defensoras de DDHH y los líderes sociales, en todo caso aumenta el número de asesinatos: 86 en 2016, 120 en 2017, 252 en 2018 y “casi una víctima por día en lo que llevamos de 2019”, aseguró Calixto, durante su intervención.

Refugiados políticos

Calixto lleva 21 años exiliado después de sufrir un atentado, y ahora su experiencia le ayuda a dar la bienvenida al sindicalista Efraín, otro colombiano sentado entre el público, que llegó hace dos meses porque era eminente que lo iban a asesinar los paramilitares por su trabajo en defensa de los DDHH y del territorio.

Mario Humberto Calixto junto a Fernando Vaquerizo, del departamento de derechos humanos de Mundubat.

“Mi sindicato está siendo diezmado. Mi sueño, como el de muchos colombianos, era trabajar en una empresa. Lo conseguí, pero me hice del sindicato. Ese fue mi delito. Al luchar por nuestros derechos, comenzó la persecución de los paramilitares. Asesinaron a tres familiares y ametrallaron el vehículo en que me conducía”, relató Efraín. “Me obligaron a renunciar a la empresa, y entonces me puse a trabajar con un grupo de campesinos en la recuperación de tierras. Ahora, a los 50 años, he tenido que salir de mi país con mi hijo. `Compañero, tiene que irse si no lo van a matar´, me dijeron. Los demás quedan allá, a la deriva…”

Mientras asimilamos el testimonio de Efraín, va apareciendo en el horizonte la pregunta: ¿qué podemos hacer desde Euskal Herria? Y la respuesta nos la da Calixto: “se está preparando una huelga nacional en Colombia para conseguir acuerdos sociales. Vamos a necesitar expresiones de solidaridad desde Euskal Herria. El movimiento social se está moviendo y necesitará de la solidaridad internacionalista. ¡Hay que estar atentos!”.

Ante sus palabras, un gran aplauso.

 

ENLACES

Colectivo Bachué Pinchad aquí

PBI (Brigadas Internacionales de Paz) Pinchad aquí 

Trailer La paz insurrecta:

 

 

No Replies to "Los escudos humanos de los DDHH estuvieron por Lutxana"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.