La población palestina percibe la libertad en el Metro de Bilbao

Trabajando por los DDHH

Txema González ha cuidado cada detalle de la Exposición fotográfica «Sin libertad de movimiento. Sin derechos humanos. Palestina Ocupada».

“Sin libertad de movimiento. Sin Derechos Humanos. Palestina Ocupada” es el nombre de la exposición fotográfica, de la Fundación Mundubat, en la Estación Casco Viejo del Metro de Bilbao. La muestra estará hasta el 15 de abril y recoge el trabajo de seis fotógrafos/as: Oren Ziv, Keren Manor, Ryan Rodrick, Yotan Ronen, Nuria González y Enrique Pimoulier.

De un grupo de más de 100 imágenes se hizo la selección de las 16 que ahora aprecia el público en el Metro. ¿Fue difícil la elección? “No”, respondió Txema González, de 37 años, abogado especialista en Derechos Humanos, quien desde finales de 2015 fue contratado para organizar acciones de incidencia política sobre Palestina dentro del Eje de Derechos Humanos de Mundubat. “El objetivo es muy concreto. Teníamos que enfocarnos en la Libertad de Tránsito y como la falta de este Derecho, afecta el desarrollo de la ciudadanía palestina y agrede su dignidad”.

A continuación la entrevista que hemos realizado a Txema González, un cooperante con más de ocho años de experiencia, además de dos másteres en Cooperación Internacional y en Acción Humanitaria. Curriculum que le ha servido en esta ocasión para realizar una exposición que nos ayuda a comprender que los derechos humanos son universales, inalienables e indivisibles.

Mundubat: ¿Por qué es importante la exposición fotográfica “Sin libertad de movimiento. Sin Derechos Humanos. Palestina Ocupada”?

Txema González: “Esta exposición fotográfica es importante principalmente por dos razones muy claras. En primer lugar por el contenido de la misma, con el cual se quiere reivindicar los derechos humanos desde un enfoque poco convencional: las fotografías muestran la situación de los Derechos Humanos en Palestina, poniendo especial atención en las restricciones de movimiento que sufre la población palestina en su vida cotidiana.

“Son restricciones que agreden el Derecho al Trabajo, el Derecho a la Educación, el Derecho a la Salud, el Derecho a la Libertad de Circulación y de Residencia y el Derecho a la Libertad de Expresión y de Reunión. Así, la falta de libertad de movimiento es una violación grave de los derechos humanos de la ciudadanía palestina, coartando impunemente sus posibilidades de desarrollo.

“En segundo lugar es importante por el lugar que ocupa, por el espacio en el que está. Está en la Estación del Casco Viejo del Metro de Bilbao, donde transitan diariamente miles de personas de nuestra ciudad y alrededores.

Sin desarrollo

Las restricciones a los DDHH de una población la condenan a no tener desarrollo ni democracia.

“De esta forma hemos querido reflejar una terrible paradoja comparativa: mientras aquí nos podemos mover libremente – con el Metro – para cumplir con nuestros derechos y obligaciones como ciudadanos/as, por el contrario, en el caso de la población palestina, el simple tránsito de una calle a otra o de un barrio a otro puede durar horas debido a los checkpoints o estar discrecionalmente prohibido por las autoridades militares de Israel, coartando de este modo las libertades cotidianas que nos permiten vivir dignamente y subsistir humanamente.”

¿Qué dan las imágenes a una persona que usa el Metro de Bilbao?

González: “Le dan la posibilidad de entender de forma clara y precisa lo que significa para un palestino o palestina, la violación de un derecho humano y como el hecho de no permitir la libertad de movimiento puede tener una consecuencia muy grave en la vida cotidiana, como perder un trabajo, no poder ir a un hospital, no tener acceso a educación, etcétera.

“En definitiva, las fotografías de la exposición nos dan la posibilidad de comprender los derechos humanos para defenderlos mejor aquí o en cualquier lugar del mundo, porque la dignidad humana no es un hecho local sino global.”

¿La defensa de los Derechos Humanos nos involucra a todos y todas?

González: “Por supuesto y diría más, la defensa de los derechos humanos son una obligación dentro de un modelo de ciudadanía participativa, en el que nosotros como ciudadanos y ciudadanas comprometidos con la realidad en que vivimos, estamos éticamente obligados a defender nuestros derechos y cumplir nuestras obligaciones en pro de la justicia y la transformación social.”

En el Metro, yo ejerzo mi derecho a la libertad de movimiento, pero las fotos me transmiten un mensaje contrario que hace referencia a lo que vive a diario todo un pueblo, en este caso Palestina. ¿Qué hago entonces?

González: “Básicamente no debemos permitir, ignorar o dejar de denunciar, ningún hecho cruel o degradante que viole la vida o la dignidad de ningún ser humano, independientemente del lugar donde ocurra. Por ello, no podemos olvidar que los derechos humanos son universales, inalienables, indivisibles.

“Y estos tres adjetivos simplemente significan que los derechos humanos son los mismos para todas las personas, que no pueden suprimirse y que todos y cada uno de ellos son fundamentales e interdependientes. Así, da igual si hablamos del Derecho a la Vida, a la Educación o a la Libertad de Movimiento, todos los derechos son fundamentales, ya que el avance de uno facilita el avance de los demás y por el contrario, la privación de un derecho afecta negativamente a todos los demás.”

Detalles de la Exposición en el siguiente link:

http://www.mundubat.org/exposicion-metro-bilbao-palestina-ocupada-sin-libertad-movimientos-sin-derechos-humanos/

No Replies to "La población palestina percibe la libertad en el Metro de Bilbao"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.