La Honduras rebelde sigue peleando por la democracia

A un mes de cumplirse tres años (3 de marzo de 2019) del asesinato de Berta Cáceres, defensora del Medio Ambiente y de los Derechos Humanos, se ha llevado a cabo una Misión de Observación a la situación de los DDHH en Honduras. La acción, del 27 de enero al 1 de febrero, es parte del seguimiento a la situación de las personas acogidas por el Programa Vasco de Protección para Defensoras y Defensores de Derechos Humanos.

En la Delegación Vasca estuvo Eneko Gerrikabeitia, Presidente de la Fundación Mundubat, quien desgrana en una entrevista el calvario del pueblo hondureño. “La impunidad, en Honduras, es mayor al 90%…es una barbaridad. Hay 23 muertes atribuidas a la policía en el marco postelectoral, en un contexto de 70% de pobreza”, señaló indignado el cooperante vasco. Sin embargo, la hija de Berta Cáceres fue la encargada de indicar el secreto de la fuerza del pueblo hondureño para resistir la violencia institucional y la impunidad de los poderes fácticos: “Como decía mi madre, no hay mayor acto de rebeldía que conservar la alegría, frente a los que intentan que nos quedemos callados y tristes”.

 

Esta es la delegación vasca que viajó a Honduras.

Mundubat: ¿Qué significado tiene que las distintas fuerzas políticas del Parlamento Vasco hayan participado en la Misión a Honduras?

Eneko Gerrikabeitia: Tiene un profundo significado de solidaridad activa del pueblo vasco hacia la situación que viven las comunidades en Honduras, sobre todo en unos momentos en que la dinámica política, económica y social es realmente dura para esta población, que no encuentra grandes aliados internos que respondan a nivel institucional a sus demandas de derechos humanos.

Es digno de mencionar que los 5 partidos políticos con representación en el Parlamento Vasco que forman parte de la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad, hayan tomado parte en esta Misión, junto con la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco.

A nivel de lo que denominamos más como sociedad civil, tomamos parte las organizaciones CEAR Euskadi (quien gestiona el Programa Vasco de Protección para Defensoras y Defensores) y Mundubat, quien ha acompañado a COFADEH (Comité de Familiares de Detenidos y Desaparecidos en Honduras) en la acogida de este Programa en Euskadi y trabaja con esta organización en Honduras.

Que todas estas personas que formamos la Misión, partidos políticos y organizaciones, estemos de acuerdo y actuemos con coherencia en la defensa de los derechos humanos en Honduras es un reto que ya hemos asumido de vuelta a Euskadi y, en ese sentido, el involucramiento a distintos niveles da una mayor cobertura y garantías a las personas y movimientos amenazados en Honduras.

 

¿Cuál es la principal petición de las ONG y el movimiento social hondureño?

Son varias las peticiones en una situación verdaderamente complicada, cuando no angustiosa, en un marco de gran impunidad. Por citar algunas de las peticiones: Seguir con la demanda de verdad y reparación para las víctimas que desde los años 80 están buscando justicia; que se agilicen los procedimientos y medidas de protección hacia las personas defensoras de derechos humanos; que especialmente nos enfoquemos en los colectivos más vulnerables, estigmatizados y atacados como mujeres en general, colectivos LGTB y campesinado; que denunciemos la desproporcionada represión hacia las protestas de los movimientos sociales; que denunciemos la impunidad con que grandes empresas extractivas producen desplazamientos y desalojos en comunidades campesinas; que no se criminalice la protesta.

 

¿Quiénes son los responsables de las diversas violencias que se viven en Honduras?

En primera instancia, el mismo Estado hondureño debería garantizar que la población pueda vivir dignamente y en paz. Sabemos que desde hace 10 años -cuando se produjo el golpe de Estado y sucesivos fraudes electorales- no precisamente se cuenta en su institucionalidad como una aliada.

Más concretamente, podemos decir que hay una serie de grandes empresarios terratenientes, por un lado, más intereses de capitales nacionales e internacionales (grandes inversores de empresas extractivistas mineras e hidroeléctricas) que en un contexto de disputa territorial por parte de carteles de la droga causan buena parte de las violencias que se viven en el país, permeando en capas amplias de la institucionalidad y la sociedad, en general.

 

¿Por qué existe cada día más impunidad en ese país centroamericano?

Pienso que el andamiaje institucional con el que se está dotando el país en materia de defensa de derechos humanos es absolutamente insuficiente, cuando se patrimonializa el uso de esta institucionalidad para intereses particulares.

La delegación vasca realizó en Tegucigalpa la ruta de la memoria histórica.

La impunidad, en Honduras, es mayor al 90%… Es una barbaridad. Hay 23 muertes atribuidas a la policía en el marco postelectoral, en un contexto de 70% de pobreza.

La propia Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, auspiciada por la OEA, es ninguneada en numerosas ocasiones, especialmente, cuando se cuestionan ciertos sectores en el país. Sectores del ámbito militar y político, especialmente.

En el marco de la impunidad, se podrían destacar también las diversas denuncias que recibimos por el no cumplimiento de las consultas informadas que establece el Convenio 169 de la OIT, en cuanto a inversiones en territorios de colectivos con identidad y organización propia, como los pueblos indígenas. Es decir, se instalan las empresas extractivas en sus comunidades, sin previamente desarrollar un procedimiento de consulta a las propias comunidades, llegando a los desalojos y amenazas.

Las concesiones mineras se protegen mediante Decreto Ley desde el año pasado (2018), realizándolas prácticamente en secreto.

 

En las conclusiones de la Misión se mencionan ciertos avances en Derechos Humanos en Honduras, ¿cuáles son?

Es cierto que, durante este último año en Honduras, se han venido desarrollando espacios, nuevas metodologías y protocolos para mejorar los mecanismos de protección para personas defensoras de derechos humanos, periodistas, comunicadores sociales y operadores de justicia. También se ha puesto en marcha el Sistema de Monitoreo de Recomendaciones de Derechos Humanos de Honduras (SIMOREH).

Siendo positivo, no obstante, hay que decir que apenas han encontrado desarrollo hasta el momento y se observa entre otros: Demora excesiva en el análisis de riesgo de la persona amenazada (¡hasta un año después de informar!). Aun existiendo una unidad específica en la Fiscalía y dos fiscales de investigación para defensores y defensoras, no se ha desarrollado nada al respecto.

 

Mural a favor de los derechos del campesinado en La Paz.

Según su experiencia, ¿qué necesita Honduras para fortalecer la práctica de los Derechos Humanos?

En primer lugar, que se fortalezca su sistema democrático. Que pueda ser soberana en base a lo que decida su población, especialmente que se abran los espacios de participación y decisión para las comunidades más desprotegidas. Que deje de convertirse en un espacio de disputa de carteles de la droga en connivencia con grandes intereses nacionales y foráneos que sólo piensan en enriquecimientos ilícitos que prácticamente expulsa a la población más vulnerable (¡unas 300 personas salen de Honduras cada día buscando un mejor futuro!).

Por otro lado, necesita una solidaridad activa internacional que sea garante y acompañe la protección de la población más vulnerable, que exija a la institucionalidad de Honduras que cumpla los estándares en materia de derechos humanos

 

El próximo 3 de marzo se cumplen 3 años del asesinato de Berta Cáceres. La Misión estuvo con la familia de la defensora del medio ambiente. ¿Se hizo ya justicia o siguen libres los culpables del asesinato?

Efectivamente, pudimos estar con la familia de Berta, con su hija y nieta y hermanos, vimos cómo llegaban al lugar del encuentro rodeadas por patrullas de policía que supuestamente les brindan protección…es impresionante ver cómo viven bajo esa presión…

Nos comentaron que gracias al apoyo internacional es que se ha podido hacer un poco de justicia…Si bien los autores materiales están en pleno proceso (8 personas), aún no se ha producido la sentencia definitiva.

Esto es sólo un paso…nos piden ahora apoyar nuevas líneas para poder llegar hasta los autores intelectuales. Saben que los intereses contrapuestos, las empresas demandadas, están contratando grandes bufetes de abogados y por eso es necesario que desde el País Vasco podamos ayudar en ese sentido.

Nos comentaba Olivia que, si bien saben que se enfrentan a poderosos intereses, y que el proceso va a ser difícil y no exento de riesgos, que su espíritu de lucha es grande y que como decía su madre: “No hay mayor acto de rebeldía que conservar la alegría, frente a los que intentan que nos quedemos callados y tristes”.

 

ENLACES

Comunicado de la Misión Pinchad aquí

Defensores en Línea Pinchad aquí

Entrevista con Eneko Gerrikabeitia en Euskadi Irratia (en euskera) Pinchad aquí

No Replies to "La Honduras rebelde sigue peleando por la democracia"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.