La Cooperación para el Desarrollo se impregna de diversidad sexual

Marcela Sánchez, Colombia Diversa

Marcela Sánchez, de Colombia Diversa, ve la necesidad de fortalecer los temas de diversidad sexual en las organizaciones de mujeres.

Escribe: Sandra Beatriz Moreno Sorto

Y sale al encuentro del colectivo LGBTIQ+. Y lo hace ante las demandas de acompañamiento de las personas más discriminadas y atacadas por el sistema “normativo” que rechaza al diferente, a la diversidad sexual y de Género.

Y para hacer un acompañamiento desde el sentir y los derechos del colectivo LGBTIQ+, Mundubat organizó recientemente, en Bilbao, la Jornada Internacional: una mirada crítica a la Cooperación para el Desarrollo desde la Diversidad Sexual y de Género.

Y fue realmente un día marcado por el derecho a la libertad de ser diferente, a ser como cada persona quiere, según sus deseos y aspiraciones. La primera en ejercer este derecho fue la naturaleza que ese día excepcionalmente nevó en Bilbao, y bajo ese mandato se dio la Jornada que contó con la participación de Marcela Sánchez Buitrago, Colombia Diversa,  organización de defensa de derechos humanos de las personas LGBT en Colombia; Indyra Mendoza, CATTRACHAS, organización lésbica feminista, dedicada a la incidencia política y la defensa de los derechos humanos de la comunidad LGTTBI en Honduras; Fernando Altamira Basterretxea, INCYDE, Iniciativas de Cooperación y Desarrollo que es una consultora social que facilita procesos de fortalecimiento institucional, y Udane Hermosilla Fernández, ALDARTE, asociación que trabaja en el ámbito de la diversidad sexual y de género desde Euskal Herria.

Construyendo puentes

Fernando Altamira, Indyra Mendoza y Udane Hermosilla.

Fernando Altamira, Indyra Mendoza y Udane Hermosilla compartiendo vivencias concretas y el trabajo de campo.

Formando un círculo, los y las participantes llevaron a cabo un debate que descubrió los innumerables problemas personales e institucionales del colectivo LGBTIQ+, entre los cuales también salió a la luz la compleja relación con las otras organizaciones de mujeres, feministas o que van a la vanguardia en la defensa de los derechos humanos.

“Es un tema nuevo. Tenemos que aprender mucho”, expresó Sarai Martín, del Eje de Género de la Fundación Mundubat. “Pero somos conscientes que la Cooperación necesita tener esa mirada, porque hemos tenido demandas desde las comunidades de personas perseguidas por su opción sexual y no queremos excluir a estos colectivos”.

Colectivo LGBTIQ+

Crédito de imagen: El Universal.

Y para aprender a trabajar con el colectivo LGBTIQ+ llegó el momento de escuchar. Marcela fue la primera en hablar. Recordó que por el componente de derechos humanos, la Cooperación debe tenerlos en cuenta y que es un tema “muy conectado” con la democracia, aunque siempre intentan verlo como algo demasiado específico de un grupo. “En América Latina y el Caribe se sigue asesinando personas LGBT”, aseveró.

Reflexión interna

¿Qué hará entonces la Cooperación? Según Marcela, la Cooperación tendrá que resolver primero un problema político, porque trabaja con una postura política demasiado instrumental que da mucho énfasis a los talleres, seminarios, y sin una visión a largo plazo. Además el “nuevo acompañamiento” al colectivo LGBTIQ+ los llevará a enfrentarse con el poder político conservador, las iglesias fundamentalistas con un gran poder de intromisión en los Estados y en los Ministerios de Educación, donde han logrado bloquear cualquier tema de Género o Educación Sexual.

La falta de reacción ante la ofensiva conservadora es desesperante para Marcela, “nadie dice nada. Todo el mundo tiene miedo…el problema es la indiferencia de los otros”. ¿Cuál puede ser una salida? Ella misma se responde: “necesitamos articularnos con otros movimientos. Generar un debate político”.

El debate político, en aquel día nevado, lo continúa Fernando, de INCYDE. Su primera inquietud es en cómo la Cooperación incorpora a los nuevos sujetos políticos y, sin evitar la ironía, sostuvo que “los sujetos LGBT ya estábamos aquí…¡¿hasta ahora nos ven?!”

Marcela Sánchez, Arantza Larisgoitia y Sarai Martin.

Marcela Sánchez junto a las cooperantes Arantza Larizgoitia y Sarai Martin visualizaron posibles líneas de trabajo que contemplen los derechos de las personas LGBTIQ+

A por todas

También reveló la postura que impera en las organizaciones: “no nos metamos en esto, ya suficiente tenemos con lo del Género”. Por ende, las que sí desean hacer un acompañamiento real y efectivo tendrán que apuntarse a una Cooperación Transformadora no normativa que tendrá de enemigo al modelo dominante heteronormativo, neoliberal y patriarcal.

De ese enemigo nos puede enseñar mucho Indyra, de CATTRACHAS. “Meten odio en la población”, advierte. Un odio magistralmente dirigido al que se sale de la norma establecida y tan bien manejado que cala hasta en los sectores más vanguardista de la sociedad, porque la hondureña aceptó que “los defensores de derechos humanos no nos ven”.

SOMOS-~1

Crédito de la imagen: Distintas Latitudes.

Y ese no ver se traduce en que “no ven el retroceso de nuestros derechos humanos”.

El poder del lenguaje

Derechos humanos que exigen verse hasta en el lenguaje, de acuerdo a Udane, quien enmarcó la complejidad del problema a la hora de escribir y el reto de hallar la mejor forma de cómo referirse al colectivo LGBTIQ+. “¿Vamos a seguir metiendo letras?”, preguntó. “El tema es más amplio. Siempre se nos va quedar gente fuera…Si decido usar un término u otro, siempre se quedan unos fuera. Nos salimos de la objetividad absoluta.”

Con más o menos letras para referirse al colectivo LGBTIQ+ lo que nadie puede olvidar son los mecanismos de eliminación del sistema dominante. Hay unas causas estructurales de la violencia. “No son crímenes pasionales”, afirmó Marcela. “Te conocen en un bar y te pueden asesinar, y en las mujeres es una violencia sostenida en el tiempo”.

Causas estructurales que nos hacen aterrizar en las democracias de cada país, en la pobreza que existe, en la política dominante,…”Nosotras no solo somos sexualidad”, concluyó Marcela ante las representantes del mundo de la Cooperación para el Desarrollo y las otras organizaciones presentes en la Jornada Internacional, cuyas agendas de trabajo se vuelven más desafiantes al aceptar las demandas del colectivo LGBTIQ+


Enlaces

Colombia Diversa

CATTRACHAS

INCYDE

ALDARTE

 

Colombia Diversa

No Replies to "La Cooperación para el Desarrollo se impregna de diversidad sexual"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.