Gernika nos invita a ver las otras Gernikas

Gernika Ongi etorri 2017Hace 80 años le tocó a Gernika. Fue bombardeada un 26 de abril de 1937 por los aviones del fascismo. ¿Cuántas fueron las víctimas mortales? Cientos, mil…No hay una cifra oficial, pero el relato de los sobrevivientes es claro. Las bombas arrasaron con todo. Ahora, mientras recordamos el horror y la muerte que deja una acción militar contra la población civil somos testigos de que en pleno Siglo XXI existen otras “Gernikas”.

El pasado sábado 29 de abril, Gernika se preparó para otra jornada de actividades organizadas por la sociedad civil y los movimientos sociales que se oponen a las guerras, a cualquier conflicto armado y que luchan por la verdad de las guerras del pasado y del presente. Era el turno de la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak. Su trabajo se centra en denunciar quiénes están detrás de las guerras actuales y defender los derechos de las personas migrantes y refugiadas.

Pero también era el día elegido por el Foro Social para impulsar el proceso de paz en Euskal Herria. A las nueve y media de la mañana, cuando la ciudad se empezaba a despertar y sus habitantes buscaban el periódico o tomaban el primer café, el público estaba listo en Elai Alai Aretoa. Bajo el título “Construyendo convivencia” iniciaba el coloquio y las diferentes ponencias de iniciativas locales exitosas.

Rompiendo el silencio

Iniciativas nacidas en medio de la guerra dialéctica, de los atentados,… “¿Qué podemos hacer? ¿Qué podemos aportar las mujeres para que hayan pasos para superar esta etapa de sufrimiento?”, se preguntaron algunas políticas. Su búsqueda las llevó a materializar un documento que vio la luz pública un 8 de abril de 2006, y que hablaba de que la paz tiene que ver con democracia y justicia, entre otras ideas. Al grupo se le conoce como Ahotsak, formado por mujeres de diferentes ideologías que hicieron el ejercicio de sentarse juntas, debatir, reflexionar y consensuar un escrito.

Foro Social GernikaIgual ejercicio están haciendo los hombres y mujeres que participan en los Foros de Tolosa, Lasarte-Oria, Orio y Elgoibar. Es un espacio para la ciudadanía, y donde se vive la experiencia de escuchar al diferente, al que pertenece a otra trinchera ideológica. Cada persona sólo habla por ella y tiene un compromiso con el diálogo y mantener una actitud positiva al oír la verdad del otro. La discreción del grupo es fundamental, porque surgen muchas cosas. Se abren muchas heridas.

“Salen los sentimiento escondidos. No sabemos a dónde nos va a llevar el proceso, y eso da vértigo. Da miedo”, afirmó Aitziber Blanco, de Berbari Lekua. “Nos movemos en claves de guerra e intentamos romperlas. Esto supone un trabajo. Exige una determinación, y es un proceso en espiral”.

Hablar sana

Y allí estaban los y las protagonistas de los Foros. Peyo, Ignacio, Mercedes, Iñaki, Quique…Los de Tolosa aceptaron que su Foro está “incompleto”, porque en el grupo faltan otras voces, otras sensibilidades que conforman la comunidad. La cuestión es que fueron invitadas a participar, pero no aceptaron. Orio vive la misma situación, aunque expresaron que el grupo ha sido terapéutico: “Hemos sacado nuestro dolor al exterior, y hemos sido inteligentes porque no se ha hecho daño”.

Paciencia, discreción y empatía son las tres patas del Foro del Elgoibar. Eso y la convicción de que hablar entre los vecinos era posible a pesar de ser de mundos diferentes. La gente de Lasarte reveló que, poco a poco, fueron entrando en los temas tabús… ¿Qué es el terrorismo? ¿El terror? Ahora han decidido dar a conocer sus reflexiones. ¿Cómo? Crearon un Facebook. Están emocionados con la incursión en las redes sociales.

Gernika Ongi etorri 2017Escribirán su relato. Al mismo tiempo son conscientes que existen otros relatos. Otras verdades diferentes, sin embargo “el otro tiene algo que complementa mi verdad”, expresó el representante del Foro Tolosa.

Esa Gernika colombiana

Con esas palabras resonando en la cabeza, salimos a la plaza Foru. Alrededor de ella fotos de Colombia, donde recientemente firmaron el Gobierno y las FARC un acuerdo de paz, y en estos momentos se negocia otro con el ELN. Una muestra a tres mujeres sonrientes con ramilletes de flores blancas. Las autoridades de Gernika, en medio de los actos oficiales por los 80 años del bombardeo, quisieron reconocer el esfuerzo por construir la paz en aquel país latinoamericano. Lo triste es que la “Gernika” colombiana crucificada por la violencia se mantiene.

Son las 12 del mediodía. En los bares de la ciudad, el ambiente es animado. Hay una mezcla de los que hemos venido de fuera y los lugareños. En especial, las personas mayores nos miran en silencio y con gravedad. Las banderas y los carteles informativos de Ongi Etorri Errefuxiatuak están por doquier. El escenario principal, con una reproducción del famoso cuadro de Pablo Picasso, en la plaza con los soportales de los antiguos edificios de la Escuelas Públicas, donde se encuentran los refugios antiaéreos.

A media tarde, sin hacer mucho caso de los ensayos de sonido y de las interpretaciones de los grupos que actuarían en el acto de bienvenida (a las 18:00h) a las diferentes columnas que llegarían a Gernika, las mujeres y hombres mayores cruzaban la plaza hacia el bar de jubilados justo detrás del escenario. Entre las botellas del bar, un mueble con las cartas que se identificaban por el nombre del dueño o un número.

Gernika Ongi etorri 2017El refugio antiaéreo

El pasillo que llevaba a una de las salas donde estaban las mesas, donde se jugarían las partidas de ese sábado, una maqueta reproducía los soportales de los edificios de las Escuelas Públicas y las entradas a los refugios antiaéreos. Y precisamente ahí estaba uno de ellos. Se entra con respeto. El espacio es pequeño e intentas cerrar los ojos y “ver” a las mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas de Gernika que lograron sobrevivir a las bombas que lanzaban los aviones de la Legión Cóndor de Alemania, gracias a esta pequeña habitación. Entonces te sacude la opresión y tienes que salir del refugio.

Te llegan entonces las voces de las ancianas y ancianos de Gernika. Juegan a las cartas, mientras conversan. En estas semanas, los y las sobrevivientes al bombardeo que destruyó su ciudad y los dejó sin hogar hace 80 años, han dado su testimonio. Hemos escuchado su verdad. Una de ellas fue la primera en hablar cuando la plaza estaba abarrotada del público venido de todos los rincones de Euskal Herria y de otros países que estarían en el Encuentro Internacional, a celebrarse este sábado y domingo 30 de abril.

“Bienvenidas las personas refugiadas a Gernika. Euskal Herria quiere ser tierra de bienvenida. Nosotras también fuimos refugiadas”, recordó con la voz quebrada por la emoción. “Hubo gestos de personas que me tocaron el alma, cuando me saludaron y después abrieron un hueco en su mesa para mí. Son gestos humanos que nos devuelven la esperanza. Son gestos que reafirman la solidaridad. Lo de hoy es un gesto humano”.

Ante sus palabras, aplauso colectivo. “Es nuestro deber marcar la diferencia”, sostuvo la sobreviviente. “Comprometernos con lo que podemos hacer cada día para transformar el mundo en un sitio más solidario, más humano”.

Es lo que nos piden las personas que viven las “otras Gernikas” en Colombia, Senegal, Sudán, Siria, Kurdistán, Sáhara, Palestina,…Desafíos que centrarían a partir de ese momento, al finalizar el acto de bienvenida, los debates en los diferentes talleres, conferencias y mesas redondas. Comenzó así el gran Foro de Gernika contra la guerra y por el derecho de las personas migrantes y refugiadas.


Enlaces

Ongi etorri Gernika 2017

Castellano   Euskera    Inglés     Francés

 

Senderos de la Memoria “Relación de espacios vinculados a la memoria de la guerra civil”

 

Gernika Ongi etorri 2017

 

Fotogalería de Gernika

 

Gernika Ongi etorri 2017

No Replies to "Gernika nos invita a ver las otras Gernikas"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.