“El patriarcado, el capitalismo y el colonialismo están en la matriz de los trabajos de hogar y de cuidados”

No podemos permitir en pleno siglo XXI siga habiendo personas que trabajen los 7 días de la semana, las 24 horas del día. Es el rostro de la esclavitud moderna. Nombrar esta realidad fue parte, recientemente, del Eje de Género de la Fundación Mundubat que participó en la VI Reunión Científica Igualdad y Género. Derecho a exigir derechos, de la Universidad de Logroño, con un bloque temático relacionado con el empleo de hogar y de cuidados, que contó con dos paneles. Uno con ponencias marco de carácter más teórico y otro de intercambio de experiencias en el que participaron mujeres trabajadoras de hogar.

La idea nació en el marco del 8M 2019, cuando nos invitaron a presentar el libro Trabajadoras no Domesticadas Investigación Acción Participativa y Plan de Acción Integral; a partir de ese momento, surgió la propuesta, por parte de la responsable de la Secretaria de Igualdad de la Universidad de Logroño, de integrar nuestro trabajo en esta reunión científica, la sexta que realizan cada dos años que aborda diferentes temáticas relacionadas con Derechos e Igualdad.

En la Reunión, la abogada Liz Quintana realizó un recorrido histórico sobre la evolución y el reconocimiento de los Derechos laborales en el empleo de hogar y de cuidados en el marco del Estado español y Txefi Roco Sanfilippo, responsable de EpTS de la Fundación Mundubat y coordinadora de las actividades relacionadas con economía feminista y economía de los cuidados, dio la ponencia: “Sacar los cuidados de debajo de la alfombra. Aportes desde la economía Feminista”.

Y luego, hubo el diálogo e intercambio de experiencias con compañeras del colectivo Trabajadoras no Domesticadas: Riosby Fernández, Pili Gil y Lyudmila Montoya. Ellas compartieron con el auditorio su proceso desarrollado desde el año 2016 hasta la fecha, que comprende diferentes actividades entre las que destacan la investigación acción participativa, la campaña internacional, los talleres formativos, todas con el apoyo de Mundubat Fundazioa.

El Equipo de Comunicación de Mundubat Fundazioa ha querido realizar una entrevista a Txefi Roco Sanfilippo sobre la importancia de la actividad en el ámbito universitario. A continuación sus planteamientos:

¿Por qué fue importante la Jornada de la VI Reunión Científica de “Igualdad y Género: Derecho a exigir derechos”?

Introducir estos temas en la Universidad para nosotras es todo un avance. Se trata de cuestiones centrales que no se suelen abordar en este tipo de instituciones. En ese sentido, poner en agenda de la población universitaria tanto estudiantado como personal docente, nos parece fundamental porque la universidad es un espacio de poder, dónde se forma opinión y futuras profesionales que pueden cambiar las cosas. Es un espacio en el que hay que ir abriendo proceso, generando consciencia y sensibilizando. Problematizar el lugar social que tiene el empleo de hogar y de cuidados y las personas (cerca de un 98% mujeres) que lo realizan es central si queremos que haya un reparto justo y democrático de todos estos tiempos, esfuerzos y procesos históricamente invisibilizados e infravalorados.

¿Qué papel puede jugar la comunidad universitaria en solucionar el problema que enfrenta el sector de las trabajadoras de hogar?

La comunidad universitaria es clave. Lo que no se nombra no se suele querer ver. Que se dedique un lugar, que además fue privilegiado porque fue el primer bloque temático de las jornadas, en eventos de este calado es algo muy positivo. No sólo porque se genera conocimiento, ideas y reflexiones; sino porque se extraen recomendaciones que luego pueden fomentar la toma de decisiones y la implementación de políticas públicas, que es lo que nos interesa. Además de su aporte en la construcción de otros imaginarios y una percepción social que mire y reconozca la centralidad de los cuidados, en clave corresponsable y democrática.

¿Qué instituciones o personas de la sociedad son las más interesadas en que el trabajo de hogar siga invisibilizado y aislado?

Muchas personas e instituciones se benefician con la situación actual, las condiciones y el lugar social de este empleo. Seguramente, si se pagara todo lo que implica y conlleva, hace años que el trabajo de hogar y de cuidados hubiese desaparecido. Tal y como está hoy (y hace tiempo) es una de las principales fuentes de explotación y desigualdad social. Por ello, cuando exigimos cambios brotan resistencias hasta de debajo de la tierra. Nadie quiere soltar sus privilegios. La pirámide de las opresiones del patriarcado, el capitalismo y el colonialismo están en la matriz de estos trabajos, y exponen a las mujeres a circuitos de gran vulneración y exposición a abusos.

¿Cómo se consigue derrotar la discriminación social, legal, política y cultural de las trabajadoras de hogar?

Cambiando las miradas y siendo más coherentes como personas y como comunidad. Esto implica cambiarlo todo de raíz, modificar el conjunto de prácticas que tenemos y las bases sobre las que se sustenta nuestra sociedad. No es algo ni inmediato ni sencillo. Pero urge.

¿Por qué el trabajo interno en un hogar es una forma de esclavitud en el Siglo XXI?

Por lo que comentaba más arriba. Porque es la expresión de una sociedad hipócrita y de una mundo machista, clasista y racista estructurado. No asumimos los cuidados como una necesidad ni como un derecho colectivo; la vulnerabilidad se ve como un gasto, una falla o un déficit y las interdependencias están muy lejos de asumirse. Las mujeres no se reconocen como sujetas trabajadoras con derechos, sino como “chicas para todo”, “máquinas” o “robots”. Es mano de obra barata que encima refuerza el lugar de privilegios y permite que muchas personas se sientan más poderosas. Además de que contratar una trabajadora muchas veces es evadir una responsabilidad, recargando aún más a las personas más vulneradas y/o con menos posibilidad de defenderse. No podemos permitir en pleno siglo XX siga habiendo personas que trabajen los 7 días de la semana, las 24 horas del día.

 

 ENLACES

Reportaje en TVE:

Entrevista en RNE:

 

No Replies to "“El patriarcado, el capitalismo y el colonialismo están en la matriz de los trabajos de hogar y de cuidados”"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.