El Pacto de Milán, local y terrenal

planteroEl cemento es improductivo. La tierra, en cambio, sí produce alimentos. Entonces, el sentido común nos indica que si en algún lugar se produce alimento es en el campo y no en las ciudades. ¿Quién depende de quién? El Pacto de Milán puso en el centro de la discusión ciudadana y de las autoridades locales el tema de los sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados.

Más de cien ciudades de todo el mundo suscribieron el Pacto de Milán. Esto sucedió un 15 de octubre de 2015 y desde entonces se fueron uniendo otras, entre ellas Pamplona y Bilbao. Y, precisamente, en esta última acaba de realizarse las Jornadas municipales  de Avances en la aplicación del Pacto de Milán por la Gobernanza Alimentaria Urbana, el pasado 28 y 29 de noviembre.

A la fecha, ciudades del Estado español que han firmado son: Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza, Córdoba, Oviedo, Granada, Fuenlabrada, Getafe, Santander, Bilbao y Pamplona. En proceso se encuentra Vitoria-Gasteiz.  Después de la firma vino el desafío de pasar a los hechos. Cumplir el Pacto de Milán exige asegurar comida sana y accesible a todos en un marco de acción basado en los derechos, con el fin de reducir los desperdicios de alimentos y preservar la biodiversidad y, al mismo tiempo, mitigar y adaptarse a los efectos de los cambios climáticos.

Mundubat está realizando acompañamiento hasta la fecha en los procesos del Pacto de Milán en las ciudades de Bilbao y de Iruñea y con eventos transversales que facilitan la coordinación y el intercambio de experiencias de Gobernanza Alimentaria entre todas las ciudades del Estado incorporadas o que aspiran a estarlo, como ha sido el caso de estas nutritivas Jornadas Municipales «Avances en la aplicación del Pacto de Milán por la Gobernanza Alimentaria Urbana» que han tenido lugar en Bilbao.

La brújula

Con un objetivo tan claro es difícil perderse en el camino, sin embargo a nadie escapa que requerirá cambios y voluntad política, además de involucrar a la ciudadanía. Esto fue evidente  en las diferentes presentaciones que se dieron sobre la relación de las ciudades con el entorno rural y el sector productivo local, el martes 29 de noviembre.

La primera en hablar fue Isabel Álvarez, de EHNE Bizkaia y coordinadora de la Red Nekasarea y Miembro de la Red Urgency. Ella desarrolló la agricultura de base comunitaria, las demandas en torno al funcionamiento y la mejora de los sistemas de distribución de los alimentos.

angel-feria-717x537De entrada, un llamado de atención a las autoridades locales por su actitud con el campo. “A veces parece que le hacemos un favor a las zonas campesinas cuando son las que producen los alimentos”, recordó Álvarez. En consecuencia, la acción de dotar de servicios públicos lo rural no tendría que cuestionarse. Luego advirtió que una de las “patas” importantes del Pacto de Milán es la “Dieta saludable”, aunque sin precisar lo que se entenderá por ello y, por tanto, “da para muchas interpretaciones y tiene que definirse en la administración pública y en las política públicas”.

Álvarez dio un ejemplo concreto: No es lo mismo comerse un plátano recién cortado de la mata a uno que ha recorrido miles de kilómetros, y cortado verde.

También Álvarez dio un ejemplo de lo mucho que falta por hacer y aprender en la administración pública: la publicidad de una diputación aconseja a las personas en situación de pobreza hacer ejercicio con cajas de leche o bolsas de papas… “Ya deseara yo que tuvieran leche. Yo trabajo con gente que anda recogiendo comida en la basura”, señaló indignada. “No podemos seguir tratando los alimentos como una mercancía”.

Huerta vrs Alfalfa

Y los costos de esa visión mercantilista los vive Olga Conde, técnica del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza que ejecuta el Proyecto de Agricultura Periurbana. Se considera una víctima del modelo agroindustrial, porque en los últimos 30 años han perdido el 90% de la huerta. Sin embargo, a partir de 2008, hubo una exigencia ciudadana de defender la huerta y la respuesta fue el Proyecto Huertos LIFE Km0 y ante la falta de relevo generacional en el campo, lanzaron La Escuela Agrícola Verde Km0. La primera promoción de graduados (2014-2015) fue de 37 personas.

Conde aseguró que el gran problema de la tierra es quién está detrás del poder de la producción agroindustrial de la alfalfa, el cultivo estrella que se exporta a los Emiratos Árabes. Existe una presión para que se cultive sólo alfalfa, pero la misma gente del campo va haciendo posible los Huertos LIFE km0. La motivación aumentó con el primer mercado agroecológico que nació después de modificar el Reglamento del Ayuntamiento de Zaragoza para que fuera posible. Asimismo se hizo oficial la Marca y la Ordenanza de Uso de La Huerta de Zaragoza. Esto trajo campañas de difusión, concursos de conocimientos de los productos de temporada y acciones de sensibilización.

foto01-pedaladasporlavega2016Con el sentimiento de sí se puede, llegó el turno de Javier Alonso, el coordinador de la Red Estatal Intervegas, una estrategia exitosa de recuperación de las zonas periurbanas. “Vegacidio”, así llamó al desastre que comenzó en los años 60s en La Vega, de Granada. “Se planificó la destrucción, se destruyó la fertilidad de La Vega con autopistas y urbanizaciones fantasmas”.

Inspiración lorcana

Ante tal panorama desolador de la destrucción del poder político local, Alonso no perdió la esperanza y se inspiró en Federico García Lorca, oriundo de su tierra…”Verde que te quiero verde…” La apuesta de este educador son las alianzas, y de ahí que del Marco de Acción del Pacto de Milán le interesa especialmente ese punto, el 17. Comenzó con sus propios estudiantes y en cuestión de poco tiempo, todo el sistema educativo estaba por recuperar su hermosa Vega.

Organizaron la Eco Marcha por La Vega. Dentro de la antorcha, el documento de El Pacto de La Vega. El alumnado la portaba orgulloso por la tierra que iba recuperando su esplendor. “Hacer los mismo con el Pacto de Milán, una Eco Marcha por todas las ciudades de España que lo han firmado”, recomienda Alonso, un excelente estratega a la hora de visualizar actividades que motivarán a la población y que tendrán un impacto mediático. “Nosotros defendemos el territorio. Yo una palabra que detesto es: `a mí no me corresponde´”. Frase muy usual en las autoridades locales.

La lucha sigue. Inició en 1995, pero falta mucho que hacer para proteger y dinamizar los suelos fértiles. Lo bueno es que cada vez más la ciudadanía comprende que “debe abrazar su territorio”, sostuvo Alonso, quien vuelve a su admirado Lorca: “Granada abraza su Vega”.

banco-de-suelo-717x537La campiña y su Parque Agrario

Con el influjo de Lorca rondando en la sala de conferencias, fue el turno de Julián Sánchez y su equipo (Carolina Yacamán Ochoa, Ana Zazo Moratalla, MiKel Fernández, entre otros especialistas) del Ayuntamiento de Fuenlabrada. Nos compartieron la experiencia de El Parque Agrario, una figura de transición hacia nuevos modelos de gobernanza territorial y alimentaria. “Nosotros tenemos campiña no vega”, señaló Sánchez. “Con el Parque Agrario hacemos la gestión del territorio que está amenazado por la presión urbanística, como sucedió en Granada”.

El primera paso consistió en involucrar el tejido agrario de todo la vida, el cual es muy reticente a probar cosas nuevas. Hubo diálogo con el sector y se llevó a cabo un proceso de ganarse su confianza. Los técnicos sabían que era vital que compartieran el conocimiento acumulado con la nueva generación de agricultores, y lograr que un o una joven sin tierra se involucrara en la huerta de un antiguo agricultor, donde el producto estrella es la acelga.

Después de tres años de trabajo se ha logrado que el agricultor salga a vender a la calle. Bajo la marca Parque Agrario de Fuenlabrada y Cómete Fuenlabrada, existen ahora por toda la ciudad puntos de venta, comercios y restaurantes que consumen o muestran orgullosos los productos de su campiña. Y el folleto publicitario indica que recordemos que… “Un euro gastado en productos cercanos genera el doble para la economía local”.

Esto último seguro que gusta a las autoridades locales que buscan fortalecer las economías de sus pueblos, crear empleo,… Por ahora, el Pacto de Milán sigue su andadura porque tiene como meta impulsar, a nivel local, la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, de las Naciones Unidas…. “Verde que te quiero verde…”


Enlaces

 

Hechos y políticas concretas

Conferencia de Eneko Gerrikabeitia, Presidente de la Fundación Mundubat, organizadora de las Jornadas municipales Avances en la aplicación del Pacto de Milán por la Gobernanza Alimentaria Urbana.

 

Pacto de Milán [Documento «Las Diez Cuestiones de la Política Alimentaria», en Italiano]

 

Invitación y seguimiento en redes a las Jornadas Municipales

 

Más noticias del Pacto de Milán en nuestra web: VER AQUÍ

 

pacto-milan-verde-que-te-quiero-verde

No Replies to "El Pacto de Milán, local y terrenal"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.