Bolivia

Presencia de Mundubat en Bolivia

Mapa situando Brasil en el mundo

Mundubat da inicio a su trabajo en Bolivia en 2005. Coincide con la entrada al gobierno del MAS -Movimiento al Socialismo-. Evo Morales asume la dirección del país, siendo la cabeza de una coalición de movimientos sociales, los cuales emergieron como actores políticos ya a principios del siglo XXI, uniéndose en oposición a las políticas neoliberales que predominaron en Bolivia desde 1985 y por un impulso de la política indígena y la convicción de que las materias primas debían beneficiar a todos los bolivianos.

En este contexto, Mundubat encuentra un campo de acción. Desarrolla un trabajo de incidencia política y de fortalecimiento de las organizaciones sociales que siguen impulsando el cambio en Bolivia, desde la Sociedad Civil Organizada que ocupa un lugar protagónico en el quehacer del país. El proceso se caracteriza por una fuerte participación de múltiples organizaciones sociales de todo tipo, con especial importancia de ONG locales que trabajan con población rural y urbana y con las confederaciones de la CLOC-VC en Bolivia, parte del movimiento campesino nacional, eje fundamental de apoyo al proceso de cambio.

Es así que Mundubat está apoyando procesos integrados en el proceso más general de cambio y transformación, acompañando la construcción de alternativas económicas y políticas  impulsadas por movimientos sociales de carácter progresista.

Contexto de actuación

Bolivia mujeres derechosEn los 11 años del llamado proceso de cambio, Bolivia ha conseguido reducir la pobreza moderada del 59% al 39%, y la extrema, de 38,2% a 17,3%. El coeficiente de Gini de desigualdad bajó de 0,60 a 0,47 y desde el año 2011, ya no es el país más pobre de América Latina. Mucho de ello derivado de la redistribución de los ingresos de exportación de hidrocarburos.  A pesar de todo, sigue teniendo uno de los mayores índices de pobreza de la Región  y se encuentra en un estancamiento grave en la exportación de hidrocarburos, sin un cambio oportuno de la matriz productiva ni de los procesos de industrialización de recursos naturales.

El área rural, donde vive el 65% de la población nacional, es la que más padece estos problemas. Ella se ve sometida a las tensiones entre las legislaciones nacionales que defienden sus derechos campesinos, y las concesiones que la economía del país hace al agronegocio exportador, como respuesta al estancamiento de otras materias primas.

Bolivia fue el primer país en ratificar como Ley la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”, reconociendo a los pueblos indígenas y naciones originarias como parte del Estado boliviano. Valora y reconoce sus costumbres ancestrales y sus normas propias. Pero esto no impide que uno de los grandes factores de vulnerabilidad sea la caracterización étnica de la población, y que aún siga existiendo una discriminación étnica estructural.

La representación de las mujeres y de la población indígena también ha aumentado en esta última década, y su presencia en las instituciones gubernamentales nacionales es importante. Bolivia se sitúa como el segundo país del mundo en representación de mujeres en el Senado y en el Parlamento: 45% de senadoras y 51% de diputadas mujeres. Muchas de ellas además mujeres indígenas originarias campesinas. Sin embargo, cada vez tienen menos cabida en los ministerios y en otras instancias del aparato del Estado.

Bolivia mujeres campesinasLas mujeres campesinas de Bolivia, a pesar de los avances nacionales y locales, siguen sufriendo una triple discriminación: por ser originarias o indígenas (discriminación por razón de etnia), por ser mujeres (discriminación por razón de género) y por ser campesinas (discriminación por razón de clase). Y siguen siendo las más pobres del país, condición resultante de factores estructurales, culturales e institucionales complejos y de larga data.

A esto habría que sumar la data de violencia machista que demuestra la falta de implementación de leyes, como la 348, Ley integral de lucha contra la violencia de género y generacional. Esta reconoce hasta 16 tipos de violencia machista. Sin embargo, Bolivia es el país latinoamericano con el nivel más alto de violencia física contra las mujeres y el segundo, después de Haití, en violencia sexual, según organismos de las Naciones Unidas.

El Estado Plurinacional de Bolivia cuenta con grandes leyes que se reconocen también a nivel internacional (Ley de la Pachamama, Ley contra el acoso político a las mujeres…), pero con una complejidad en su aparato del Estado y con deficiencias graves en la implementación de la norma. Esto deriva en una inoperatividad legal que afecta sobre todo a las poblaciones campesinas indígenas originarias, y en mayor medida a las mujeres, tanto del área rural como de la urbana.

Líneas de trabajo de Mundubat

Para impulsar y fortalecer el proceso y hacer valer las leyes de participación social y transparencia del Estado, Mundubat apoya en las siguientes líneas estratégicas:

Soberanía Alimentaria desde las organizaciones de mujeres indígenas originarias campesinas: Uno de los ejes centrales de nuestra cooperación en Bolivia es acompañando los procesos de reglamentación de la normativa en soberanía alimentaria, a través de modelos comunitarios de producción agroecológica e inserción en la cadena de valor. Modelos comunitarios basados en las estructuras ancestrales que tienen a las comunidades campesinas como actoras económicas del Estado, reconocidas en la ley y basadas en la constitución orgánica del movimiento campesino. Movimiento campesino en el que las confederaciones sindicales de mujeres son nuestra prioridad, como garantes de los Derechos a la Soberanía Alimentaria y a la Alimentación y siendo ellas las que lideran las iniciativas desde el ámbito local al ámbito nacional.

Lucha contra la violencia machista desde la sociedad civil organizada: acompañando procesos de reconocimiento de la ley de las mujeres promotoras que realizan una labor en esta lucha y en su articulación coordinada con las instancias públicas, para abordar los vacíos en la implementación de la Ley de lucha contra la violencia machista. Fortaleciendo sus capacidades de incidencia política ante las instituciones del Estado, donde se deben hacer valer sus derechos como mujeres.

Contrapartes

Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia- Bartolina Sisa (CNMCIOB-Bs)

http://www.apcbolivia.org/org/cnmciob-bs.aspx

Central Sindical de Mujeres de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSMCIB) http://cscibinterculturales.blogspot.com/

Red Nacional de Trabajadoras de la Información y la Comunicación (RED-ADA) http://www.redada.org/

Centro de Desarrollo Integral de la Mujer Aymara (CDIMA)

http://cdimabolivia.org/

Enlaces