Es una masacre, no una guerra

Así resumen los 50 días que Israel bombardeó Gaza el activista israelí Michel Warschawski, conocido como Mikado, y la abogada palestina Sahar Francis, a la hora de explicar al público la situación en Palestina. Su gira por Euskal Herria incluyó, una rueda de prensa, una charla en Bilbao y la comparecencia en la Comisión de Derechos Humanos, del Parlamento Vasco, en Vitoria-Gasteiz. Vuelven a su tierra con la certeza de la solidaridad de la sociedad vasca, aunque la de la clase política se verá en los siguientes días.

Sahar Francis es la directora de la ong Addemeer que defiende los derechos humanos de los presos y presas palestinas en las cárceles de Israel, donde brindan asistencia jurídica gratuita y denuncian las torturas detrás de las rejas. En la charla en Sirika, Bilbao, el pasado 4 de septiembre, afirmó que el encarcelamiento es otra de las herramientas de Israel.
“En cada hogar palestino, por lo menos, una o dos personas del grupo familiar conocen las cárceles israelís”, sostuvo y añadió: “Cuando iniciaron los ataques a Gaza, Israel llevó a cabo 200 detenciones, de las cuales no sabía nada la familia ni la Cruz Roja. Eran para sacar información.

Y en estos 50 días, en las cárceles aumentaron las torturas y la brutalidad policial.”
A esto se exponen los 36 miembros del Parlamento Palestino que Israel ha detenido y mantiene en prisión. Y como último ejemplo de la persecución e intervención en la política interna de Palestina, Francis mencionó la orden de expulsión de la diputada palestina Khalida Jarrar (Para más información Ver aquí).

Esta misma información también la escucharon las y los miembros de la Comisión de Derechos Humanos, del Parlamento Vasco, el pasado 5 de septiembre, cuando Francis y Mikado comparecieron para convencerlos de que apoyen la campaña internacional Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), ya que solo las sanciones económicas hace entender a Israel de que no puede seguir masacrando al pueblo palestino e ignorando las resoluciones internacionales.

“Israel sólo busca la colonización. No ha habido un proceso de paz, pero sí colonización. El primero es irreal, el segundo real. Y por eso la estrategia es posponer la negociación y avanzar en la colonización, y esta necesita tiempo para hacer las carreteras, por ejemplo”, aseguró Mikado, quien confesó que la misma ciudadanía israelí comienza a preguntarse: “¿Dónde está nuestra sociedad tolerante y liberal? ¿En qué nos hemos convertido?”

El mismo Mikado dijo que Israel está en una pendiente hacia el abismo. Una prueba de ello es que “ha aumentado la violencia fascista. Incluso en el campo pacifista hay miedo. Los periodista tienen miedo a escribir”. ¿Qué solución ve este israelí? “Lo único, tal vez, es la presión internacional”, respondió.
Y se une entonces a la petición que ya hizo Francis de que el Gobierno Vasco lidere la campaña de BDS como se hizo con Iraq, con Sudáfrica, “es una herramienta eficaz”, concluyó Mikado. El día de su comparecencia en el Parlamento Vasco, junto con Francis y la Fundación Mundubat, se presentó una Propuesta de Declaración Institucional de Apoyo al pueblo palestino (Leer aquí la Propuesta). La Comisión de Derechos Humanos se comprometió estudiarla y dar una respuesta en los próximos días. 

Con la esperanza de recibir un sí solidario con sanciones económicas contra Israel, se marcharon a su tierra Francis y Mikado, quienes además se sumaron a la campaña Bajo el escombro está la huerta. Ayuda urgente para la resistencia campesina de Gaza que nació ante la destrucción de las huertas de las familias de agricultores palestinos, otro de los objetivos militares de los misiles israelíes en los 50 días de bombardeos. 

La campaña Bajo el escombro está la huerta. Ayuda urgente para la resistencia campesina de Gaza se hace a través del método crowfunding, de la empresa “Goteo”. Te animamos a colaborar y, a su vez, compartir esta iniciativa que nos demandan desde Palestina. Pincha aquí para hacer tu donativo. 

Y si prefiere mejor hacer un depósito bancario, la Fundación Mundubat ha abierto la siguiente cuenta: se llama Solidaridad con Gaza, de la Fundación Mundubat,
Caja Laboral: 3035 0083 26 0830065008
 

En esta misma cuenta bancaria se reciben también los donativos a la campaña Ayuda urgente al niño palestino Mohamed Badrán y a la niñez herida gravemente en los bombardeos de Israel contra la población indefensa en Gaza. Ver más aquí.

No Replies to "Es una masacre, no una guerra"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.