RETO DE LA SALA DE LO CONSTITUCIONAL: SEPARACIÓN IGLESIA Y ESTADO

SAN SALVADOR – En los siglos XVIII y XIX, se marca en occidente la separación del Estado y la Iglesia, que antes estaban íntimamente vinculados en la edad media donde el Papa tenía una influencia extraordinaria en los reyes feudales.

En nuestro
país, después de la independencia, en la Constitución de 1885, se demarca la
iglesia católica del Estado y se promulga “un estado laico”, los curas no
podrían ser electos como diputados, ni intervenir en los asuntos públicos. El
temor devenía en que algunos curas eran aliados de caudillos golpistas
nacionales o extranjeros y a veces se incorporaban a insurrecciones populares.
Los cementerios, y las actas de nacimiento dejaron de ser patrimonio de la
iglesia y se convirtieron en atributos y bienes del Estado local. Sin duda la
iglesia resintió estas medidas, sin embargo le quedaba la asesoría y la
influencia desde los Arzobispados.

Así
por muchos años, Monseñor Romero y Rivera Damas fueron la excepción, la iglesia
avaló con su silencio, los genocidios y masacres del Estado, sus impuestos y
arbitrariedades. Su influencia se siente a la hora de una educación laica en
las escuelas e institutos, en las votaciones de los partidos políticos para
condenar a homosexuales y lesbianas prohibiéndoles el matrimonio y la adopción.
Sobre todo su presencia fue sentida entre 1997 y 1998, en la campaña religiosa
para penalizar el aborto que incidió en la votación de la izquierda y la
derecha para condenar a miles de mujeres a los abortos clandestinos.

Su
influencia se siente vivamente, ahora con el caso de Beatriz García, la joven
que carga con el embarazo de un feto anencefálico y además padece de Lupus
eritematoso sistémico, una enfermedad muy grave, que pone a su cuerpo en la
antesala de la muerte de seguir con el embarazo. Ella ha apelado a la Sala de
lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que se ha hecho de una fama
de impoluta, trascendente, apolítica y acorde con los intereses de administrar
justicia en función del pueblo.

Sin
embargo en los temas que son estructurales y afectan los intereses de grupos
privilegiados del país no ha fallado a favor de las mayorías. Baste revisar
casos como la inconstitucionalidad de los Tratados de Libre Comercio con los
Estados Unidos y la inconstitucionalidad del artículo 1 que penalizó todo tipo
de aborto. Allí la corte ha hecho mutis o ha fallado en contra de miles de
mujeres en edad reproductiva y pobres que están condenadas a la cárcel por
dichas sentencias desfavorables a que las mujeres decidan sobre sus cuerpos. En
este momento se hace fundamental, que la Sala de lo Constitucional, falle a
favor de la vida de Beatriz, admitiendo el amparo para practicársele un aborto.
La Sala debe escoger si regresar al feudalismo, o administrar justicia conforme
los parámetros del siglo XXI, donde el Estado democrático gobierna libre de
influencias religiosas, ese es el reto de la Sala de lo Constitucional.

(*)
Poeta, Feminista y Socióloga, colaboradora de Contrapunto.

No Replies to "RETO DE LA SALA DE LO CONSTITUCIONAL: SEPARACIÓN IGLESIA Y ESTADO"

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.